Castellón registra las cifras de caza con parany más bajas de los últimos 10 años

Las estimaciones del colectivo de agentes ambientales indican que la temporada tradicional de «parany» ha concluido este año en la provincia de Castelló con el volumen de cazadores ilegales detectados y de denuncias (apenas una veintena) más bajo de los últimos 10 años.

Así lo confirmaron ayer portavoces de los propios agentes, que apuntan que el endurecimiento del Código Penal y el miedo a las penas de prisión por caza furtiva «masiva y no selectiva» han llevado a que este año «se siente un precedente que podría significar el final de la caza ilegal con parany en los términos de impunidad, descaro y masividad que hasta ahora conocíamos, reduciéndola a una caza furtiva muy puntual y casi residual».

Eso sí, la entidad advierte que ello «dependerá de la voluntad de la Generalitat de aportar los medios necesarios para perseguir el delito de caza ilegal».

El Grupo para el Estudio y la Conservación de los Espacios Naturales (Gecen) ya había previsto al inicio de temporada un descenso del número de «paranys» ilegales en la provincia de Castelló ante el endurecimiento del Código Penal, la amenaza de penas de prisión y el aumento de denuncias de la Guardia Civil. De este modo, según diversas fuentes, se preveía que la cifra de «paranys» activos para la caza de aves migratorias en Castelló fuera de menos de 300 frente a los más de 4.000 denunciados en 2010 o los 5.000 de 2008.

No obstante, los colectivos ecologistas que coordinan la campaña de detección y denuncia de «paranys» activos («parany map») –Ecologistas en Acción, SEO-BirdLife y Gecen– advirtieron que, aunque el número de «paranys» desciende, también aumenta el furtivismo en horas nocturnas y la caza con precauciones para no ser visto.

Con todo, el balance final de la temporada sugiere que la realidad ha superado las previsiones de caída en el número de cazadores y, según los agentes ambientales, apenas 250 de «paranys» se han arreglado para la caza y sólo un 30% de ellos han estado activos en algún momento desde que comenzara la temporada oficiosa el pasado 12 de octubre. En suma, este año se han detectado apenas un 5% de los «paranys» que se registraban en el año 2008.

Además, los agentes constataron que los hábitos han cambiado y las instalaciones que cazan «lo hacen con nocturnidad y de forma muy puntual, no como antes que cazaban 30 días consecutivos y a plena luz del día sin ningún tipo de respeto o miedo».

Según los datos de Gecen, SEO-BirdLife y Ecologistas en Acción, el «parany» mata cada año un promedio de cerca de 175.000 aves que sobrevuelan la provincia de Castelló. Sin embargo, este año las cifras de mortandad de aves se ha reducido de forma proporcional a al descenso de la caza.

vía Castelló registra las cifras de caza con «parany» más bajas de los últimos 10 años – Levante-EMV.

Deja un comentario