El Valle confía en que el frío paralice el avance de la sarna y reduzca la población de ciervos enfermos

Cazadores y ganaderos confían en que el frío paralice el avance de la sarna y reduzca considerablemente la población de ciervos enfermos. La fiebre causada por el ácaro y las dificultades para alimentarse provocarán “muchas bajas” en El Valle, un dato “positivo” según ambos colectivos, ya que cuantos menos animales afectados haya “menor será la probabilidad de contagio”. Los hay que ya han detectado toros, corzos y zorros “con síntomas” en el entorno de El Royo. De confirmarse, la enfermedad seguiría los mismos pasos que en La Rioja, donde se transmitió a “perros, gatos y zorros” y a “algún humano”, según la Sociedad Local de Caza y Pesca de Ezcaray.

“Dicen que no pasa a las vacas, pero el miedo no nos lo quita nadie”, lamenta María Antonia Rubia, una de las profesionales del sector primario de la zona. Tanto ella como sus compañeros ven con buenos ojos el hecho de que la Junta autorice abatir ciervos con signos de la enfermedad en determinadas cacerías. No obstante, creen que “no se ha cortado a tiempo” y que la situación “se les ha ido de las manos”.

Encontrar los cadáveres “es complicado”, ya que, por lo general, “van a morir a sitios apartados y húmedos”. A muchos, de hecho, los descubren “por el olor”. Raúl Ramírez, secretario general de UPA en Soria, cree que la Administración va “un paso por detrás de la realidad”. “Ya tenían que haber actuado durante la berrea”, comenta. Él sigue viendo ejemplares muertos “cerca de los pueblos”. “Los sanos están en las cumbres”, manifiesta. Su mastín, uno de los primeros animales contagiados, está prácticamente recuperado, aunque todavía conserva “varias postillas”.

José Manzano, delegado de la Federación de Caza de Castilla y León en Soria, admite que “toda medida para erradicar la sarna es beneficiosa” y confía en que la Junta aclare los “medios y fórmulas” a seguir ahora que permite abatir ciervos enfermos, dado que “hay una normativa muy clara”. Ellos están “dispuestos a ayudar”. Recuerdan, sin embargo, que los celadores y agentes medioambientales del Ejecutivo autonómico están “muy bien preparados”.

El “crudo invierno” iniciará una “selección natural” que se prolongará hasta bien entrada la primavera. “Va a ser muy duro para ellos”, vaticina. Manzano no ha detectado personalmente ningún caso, pero tiene constancia de varios. “La gente lo comenta, sobre todo en zonas cercanas a La Rioja”, dice.

Aunque las heladas mitigarán el problema, ganaderos, cazadores y alcaldes exigen “respuestas” a la Junta, que espera el resultado de cuatro muestras tomadas en Valdeavellano, Sotillo y Montenegro

vía El Valle confía en que el frío paralice el avance de la sarna y reduzca la población de ciervos enfermos.

Deja un comentario