Alertan de una oleada de robos de galgos que son utilizados para cazar o en carreras

Hace unos siglos, poseer un galgo era signo de distinción y de nobleza. Esta raza de perros era propia de nobles e incluso de reyes. En la actualidad, y desde hace unos años, los galgos son objeto de deseo, pero no como mascotas o animales de compañía, sino para utilizarlos en la caza menor, especialmente para apresar liebres, y en carreras.

En las últimas semanas se han detectado varios intentos de robo de galgos en las calles de Alicante. Con el inicio del periodo de caza, algunos desaprensivos no dudan en arrebatar los canes a sus legítimos dueños. En muchos casos, además, se trata de ejemplares que han sido adoptados tras haber sido abandonados con la finalización del periodo de caza. Es decir, la vida de algunos galgos puede acabar en una lamentable espiral de abandono/adopción/robo.

En Alicante Adopta, una asociación que se dedica a la acogida de animales y a la coordinación de protectoras, han recogida algunas denuncias de intentos de robo. El último, en la zona de playa habilitada en El Campello para el paseo y baño de perros. Los hechos ocurrieron hace poco más de una semana. Una joven que paseaba con su galgo fue sorprendida por dos tipos que intentaron arrebatárselo. La acorralaron, pero no consiguieron su objetivo. Al parecer, los ladrones viajaban en una furgoneta blanca, con matrícula de Murcia, y en su interior llevaban otro galgo.

En agosto pasado, Janis fue abordada en el alicantino barrio de San Blas, en concreto en la calle Murcia. Dos individuos intentaron arrebatarle a su galgo, pero los atacantes desistieron cuando la joven llegó a una zona con mayor tránsito de viandantes y vehículos.

Estos son solo dos casos, pero la Guardia Civil ha constatado en varias ocasiones la existencia de redes organizadas que se dedican al robo de galgos en diferentes puntos de España. Aunque es un hecho más habitual en zonas rurales de Andalucía o La Mancha, este tipo de hechos han llegado ya a la provincia de Alicante. Según la Guardia Civil, estas organizaciones sustraen los galgos y si portan chip de identificación se lo extraen para colocarles otros.

El destino de estos nobles animales es participar en carreras o ser utilizados para la caza. En el mercado los mejores ejemplares pueden llegar a ser vendidos por 1.000 euros. Hay que recordar que estos hechos están tipificados como delitos: manipulación de competiciones, maltrato animal, falsedad documental y robo.

vía Alertan de una oleada de robos de galgos que son utilizados para cazar o en carreras . La Verdad.

Deja un comentario