Los cazadores de Orduña ponen coto a las escopetas ajenas

Fuente: elcorreo.com

Los cazadores de Orduña se reservarán de nuevo el derecho de captura en el coto más antiguo de Bizkaia, que cuenta con más de un cuarto de siglo de vida. La nueva normativa autonómica que regula las zonas cinegéticas, aprobada en 2011, hacía difícil que la sociedad de caza y pesca local siguiese gestionando el espacio. De hecho, la ley convirtió lo que hasta entonces eran cotos locales en cotos sociales. Ello impedía a la asociación seguir administrando el acotado sin el consentimiento del 90% de los titulares de las 3.700 hectáreas que componen el coto orduñés. De hecho, permanece cerrado desde febrero.

 

Pero el colectivo enseguida se movilizó. Y es que si no lograban el consentimiento de casi la totalidad de los propietarios, según la normativa, la gestión del espacio pasaría a manos de la Diputación. Y el coto orduñés se convertiría en una «zona libre, abierta a cualquiera» o en una «zona de caza controlada». Bajo esta figura, la entidad foral «gestionaría el 70% de la zona y nosotros el 30% del terreno cinegético», apuntaron los cazadores locales. No querían que personas «ajenas al entorno, que desconocen el terreno», cazasen allí en el futuro por miedo a «destrozos» o actividades furtivas. Deseaban que, como siempre sucedió hasta la entrada en vigor de la nueva normativa, en la ciudad y en la Junta de Ruzabal solo cazasen «las personas del pueblo, o quienes tuviesen algún tipo de relación con el municipio».

Algo que ya tienen prácticamente garantizado. Han conseguido el apoyo de los titulares del 90% de las hectáreas cinegéticas que componen el coto y el Ayuntamiento ha comenzado con los trámites para que la zona de caza vuelva a ser gestionada por la sociedad local. Hace menos de medio año, veían difícil alcanzar el apoyo necesario. En junio, solo contaban con la firma de los titulares del 62% de los terrenos. Sin embargo, los dueños de las parcelas «han cambiado de opinión», explicó el colectivo de caza y pesca local, integrado por un centenar de orduñeses.

Aun así, queda camino por recorrer. El Ayuntamiento ya ha publicado en el Boletín Oficial de Bizkaia el requerimiento para que «aquellos propietarios que no deseen otorgar su autorización lo pongan en conocimiento» de la Administración local. Mientras, portavoces forales explican que el Ayuntamiento orduñés ha pedido «autorización para incluir una serie de terrenos patrimoniales dentro del acotado que está promoviendo». Los cazadores advierten que «la Diputación tiene que dar el visto bueno a la operación, «pero tenemos la confianza de que todo volverá a su cauce porque cumplimos los requisitos». Y se marcan plazos. Calculan que para la nueva temporada de caza, que arrancará en agosto, el coto podría reabrirse.

Deja un comentario