Las Jornadas de Maridaje se cerrarán con un homenaje a Jaime Barriuso

Fuente: elcorreo.com

Los amantes de la caza esperan la llegada de su temporada para poner el despertador, coger la escopeta e iniciar jornadas de guardia a la espera de su trofeo. Sin embargo, hay otro tipo de aficionados, los que prefieren un mantel y que la caza llegue en plato. Si a ello se le une una variedad de vinos que maride con cada propuesta, nos encontramos con las Jornadas de Maridaje que organiza el hotel Krabelin. El viernes 9 comenzó la edición 9, un número clave en la cena de apertura.

 

Las jornadas se reparten en cuatro cenas en las que participan otras tantas bodegas, junto con los menús preparados por el chef Jon Odriozola. Unas 110 personas participaron en la apertura en la que el hotel Krabelin recibió a bodegas Vintae, firma representada por Francesc Ricart. Los asistentes pudieron probar distintos vinos, incluido uno llamado Número 9. Los comentarios permitieron conocer las vías de marketing que se trabajan para la entrada de estos vinos en el mercado chino.

Las Jornadas de Maridaje siguen gozando de buena salud y muestra de ello es que las cenas de los días 16 y 23 están prácticamente completas, con un máximo situado en 120 comensales. Cune y Valsanzo son las bodegas que acudirán en esas jornadas, mientras que Campillo estará el 30 de noviembre. «Aquí las bodegas apuestan fuerte, para ellas es un evento serio» explica Mireia Alonso que confirma el gasto que supone una presentación así para los productores. «Piensan en los sitios prioritarios, y Eibar lo es. Somos un escaparate importante de vinos».

En un mes complicado para las bodegas por su fase de elaboración, el alto de Arrate acoge presentaciones interesantes. «Casi todo el mundo viene presentando añadas» señala. «Hay dos jornadas en concreto con unos vinos que tienen una media de 90 puntos Parker», indica Mireia Alonso sobre las valoraciones del gurú mundial del vino.

La edición de 2012 tendrá una clausura especial, ya que la cena del 30, día de San Andrés, incluirá un homenaje a Jaime Barriuso, ex-presidente de la S.D. Eibar fallecido recientemente. Mireia Alonso recuerda que «el maridaje comenzó como algo desconocido, y hubo gente que nos apoyó desde un inicio. Y uno de ellos fue Jaime Barriuso. Ha sido alguien cercano, con un gran ‘feeling’, un gran eibarrés y por eso se merece todo». Sus familiares recibirán la bola de grabador, un reconocimiento al trabajo que entrega el Ayuntamiento de Eibar.

«A la caza se le saca fruto»

Si los bodegueros hacen un esfuerzo para estar en Eibar, no es menor el que hacen los anfitriones. La cocina del Krabelin debe preparar menús de aperitivo, cuatro platos y postre para cada una de las cuatro cenas que se celebran los viernes de noviembre. «Se hacen platos que el resto del año no se hacen» detalla Mireia Alonso. «Son muy elaborados y exigen un esfuerzo muy grande». A ello se suma el interés por añadir platos nuevos como el milhojas de perdiz escabechada que se pudo probar el pasado viernes. «Sí que hacemos casi todo bajo los prismas tradicionales, pero con un guiño a la nueva cocina».

Hay estereotipos acerca de la caza que en los nueve años de recorrido de las Jornadas de Maridaje se han ido relativizando. «Ha habido gente que ha venido por los vinos, sin atraerle la caza, y nos ha dicho sorprendida que ha encontrado unos platos que le han gustado. A veces se piensa que no se puede salir de una paloma seca con patatas, pero la verdad es que a la caza se le puede sacar mucho fruto».

 

Deja un comentario