Atropello mortal de un ciervo en la N-432, junto a Puertollano

Susto inesperado. La irrupción de un ciervo en la carretera N-432, muy transitada a cualquier hora, causó un accidente de tráfico que pudo tener peores consecuencias. Los hechos ocurrieron en torno a las cinco y media de la madrugada en el kilómetro 380, en un tramo próximo a la aldea de Puertollano, cerca del límite con el municipio de Castillo de Locubín.

El rumiante se cruzó en el momento en el que por el carril de sentido Granada circulaba un coche cuyo conductor no pudo evitar la colisión, que causó la muerte del animal. Sin embargo, el automovilista, un vecino de la aldea alcaudetense de La Bobadilla, resultó ileso en el percance.

No obstante, el turismo sí sufrió algunos desperfectos, localizados principalmente en el capó, que presenta una aparatosa abolladura. El vehículo tuvo que ser recogido por una grúa. El hombre, al parecer, se dirigía hacia su puesto de trabajo en una empresa de la pedanía de Santa Ana. Hasta el lugar del accidente se desplazaron agentes de la Guardia Civil. El venado, de considerable tamaño, puede ser por el aspecto de las cuernas, poco ramificadas y desarrolladas, un espécimen joven.

Sorpresa

El suceso suscita extrañeza por la presencia de un venado en un lugar bastante llano con casas dispersas en el que el olivar predomina en cientos de metros a la redonda y en el que, hasta ahora, no se tenía conocimiento de poblaciones de estos mamíferos. La principal hipótesis es que el ciervo procedía del monte de la Acamuña, situado relativamente cerca, o incluso de la sierra de Charilla, mucho más distante. Los venados suelen moverse de noche, momento en los que realizan correrías, en ocasiones de kilómetros.

Los problemas con los ciervos son relativamente frecuentes en áreas montañosas y en las cercanías de parques naturales. En los últimos años es cada vez más habitual la repoblación de fincas particulares, por lo general valladas, con ejemplares de este animal, una especie muy apreciada por los amantes de la caza mayor.

Aunque este es el primer accidente originado por un ciervo en el entorno de Puertollano, no se trata, ni mucho menos del primer atropello de un animal corpulento. De hecho, en los últimos años se han producido varios percances derivados de la presencia en la calzada de la N-432 de jabalíes, cada vez más comunes en el territorio español por su adaptabilidad a las circunstancias y por su dieta omnívora. La proliferación se da tanto en los cotos cinegéticos como en parcelas agrícolas, en las que llegaban a causar daños. En los alrededores de Puertollano hay señales de peligro que alertan de la existencia de animales salvajes.

El consejo básico es moderar la velocidad y extremar la atención aunque, sobre todo de noche, es complicado impedir los atropellos. La corpulencia de ciervos y jabalíes, además de los desperfectos en los vehículos puede suponer da-ños personales. Si se da un volantazo hay riesgo de salida de vía.

vía Atropello mortal de un ciervo en la N-432, junto a Puertollano – Diario JAEN.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.