La Fundación Oso Pardo constata un descenso de los lazos de furtivos en el monte

La Fundación Oso Pardo (FOP) ha constatado un descenso en la colocación de lazos ilegales de acero en los montes, que los furtivos utilizan para cazar jabalíes corzos o ciervos. La organización considera que esta reducción “supone una buena noticia para la fauna en general y para el oso en particular”. Los lazos suelen colocarse en pasos en el bosque utilizados por la fauna o en el entorno de praderas de siega y en las inmediaciones de los cultivos. En ellos pueden caer muchas especies de fauna salvaje, como los osos, o domésticas, como perros. La colocación de los lazos, recuerda FOP, es un delito que puede ser castigado con penas de cárcel de 14 a 24 meses, además de declarar la inhabilitación para cazar durante un periodo entre dos y cuatro años.

Desde el año 1993, los técnicos de la Fundación han retirado de las zonas oseras 1.531 lazos ilegales. A lo largo de 2014, solo han detectado once los lazos de furtivos, todos ellos en el occidente asturiano y varios en operativos conjuntos coordinados por el Principado de Asturias. Esta cifra contrasta con los 146 retirados que se llegaron a recoger en el año 2001 o con los 225 de 2004, cifras que marcaron el techo. En los últimos años, en cambio, han constatado un descenso progresivo.

Sin embargo, los técnicos de FOP alertan de que la disminución de los lazos de furtivos en el monte no significa que el problema haya desaparecido. “Cualquiera de los que todavía se encuentran en el monte puede convertirse en una trampa que genera graves heridas o incluso la muerte”, explican. Citan como ejemplo el caso del oso muerto en un lazo en agosto de 2012 en el Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias. “En pocos meses se celebrará el juicio por este caso contra dos personas, presuntos responsables de su colocación, que se enfrentan a graves penas de cárcel”, añaden.

Las Patrullas Oso de la FOP mantienen, por tanto, la labor de búsqueda y retirada de lazos desarrolladas en el Principado de Asturias. Estas áreas están financiadas por la Fundación Biodiversidad

vía Vivir – La Fundación Oso Pardo constata un descenso de los lazos de furtivos en el monte.

Deja un comentario