Los cazadores alertan de que un fuerte brote vírico ha diezmado la población de conejos

Fuente: farodevigo.es

 

La temporada de caza menor termina en Galicia el próximo domingo, 6 de enero, y las sociedades del sur de la comarca aseguran que no ha sido demasiado buena.

 

La culpa de ello lo tiene un fuerte brote hemorrágico-vírico que se ha declarado en algunas zonas de monte, y que según los aficionados ha diezmado sensiblemente las colonias de conejo, que es la pieza estrella de la caza menor en O Salnés. Tanto es así que los clubes de Poio y Corazón do Salnés, de Meaño, han tomado la decisión de cerrar ya la campaña con tres semanas de antelación.

El presidente de Meaño, Rafael Otero, sostiene que “la temporada nos ha ido bastante regular, tirando a mal. De hecho ya la hemos cerrado voluntariamente el 16 de diciembre, con la esperanza de que la peste remita y de que eso ayude a aumentar la población de conejo”. Otero asegura que se han detectado “focos grandes” de la conocida como enfermedad vírica, pero que también se han visto casos de mixomatosis en el Tecor (Territorio Cinegético Ordenado) de Sanxenxo. “Yo creo que la vacuna actual no es eficaz al cien por cien”, añade.

Tampoco se muestra demasiado contento el presidente de Salnés-Ribadumia, Lino Domínguez Torres. “No hubo demasiado conejo. Hubo focos de enfermedad vírica y la media de piezas que se ha cobrado cada cazador está entre las 18 y las 30. Es menos que otros años”. El presidente de Ribadumia aboga por potenciar la investigación de una vacuna realmente efectiva. Aunque considera que también influyen en su desarrollo condiciones ambientales, como el exceso de humedad y de maleza; dos factores que se dieron la mano este otoño.

Pero hay otros Tecores donde hacen una lectura positiva de la campaña. Es el caso del de Armenteira, que preside Juan José Millán. “A nosotros nos ha ido bastante bien. Hubo cuadrillas que cazaron más de 50 piezas. En nuestro caso detectamos un brote de enfermedad vírica durante la primavera. Pero después de eso no hemos vuelto a tener ningún problema”.

En O Salnés hay en torno a un millar de personas con licencia de caza. La cifra ha descendido considerablemente en la última década, puesto que en el año 2000 eran más de 1.700. En este sentido, también se nota una tímida recuperación generacional, pues son pocas las sociedades que están incorporando a socios jóvenes. En lo que sí se han cumplido las expectativas de los aficionados es en la presencia de zorro. De hecho, al empezar la campaña todos los presidentes de las sociedades coincidían en este aspecto.

 

Deja un comentario