Los cazadores califican de «muy grave» el problema del furtivismo en Albacete

No es un problema nuevo, pero lo cierto es que con el paso del tiempo está adquiriendo dimensiones preocupantes para un sector muy importante en la economía regional. La caza furtiva, advierten, pone contra las cuerdas a este colectivo e, incluso provoca problemas de seguridad.

 

A tal nivel se ha llegado que la Federación de Caza de Castilla-La Mancha pidió al delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Jesús Labrador , mantener con carácter urgente una reunión para analizar los problemas de furtivismo en la Región. Una petición que se produce tras tener conocimiento en el seno de la Federación de dos nuevas agresiones sufridas por varias personas.

En concreto, el presidente de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha, Juan de Dios García, indicó que un agricultor y un cazador de las localidades ciudadrealeñas de Socuéllamos y de Tomelloso han sido agredidos por cazadores furtivos que estaban practicando «ilegalmente» la caza de galgos en estas zonas.

Pero lejos de lo que se podría pensar no se trata de un problema aislado. El responsable de la Federación alertó de que la situación en la provincia de Albacete, especialmente en la zona noroeste, es «muy grave». La dimensión del problema es tal que, según denunció, solo durante el pasado mes de diciembre tienen constancia de que en la comarca de La Gineta hay un cazador furtivo que acumuló 33 denuncias por este tipo de prácticas. La situación también es grave en la zona este de la provincia de Ciudad Real y en la comarca toledana de La Sagra y las zonas limítrofes a la Comunidad de Madrid.

 

Gestión de terrenos

La caza ilegal está ocasionando, en opinión del máximo responsable de la Federación, graves daños en la gestión de los terrenos en los que se lleva a cabo, donde por este motivo se están registrando graves pérdidas económicas.

La práctica de esta actividad cinegética ilegal pone «en serio riesgo» a los servicios de guardería privada y a las personas encargadas de la vigilancia de los terrenos, según la Federación de Caza.

¿El motivo? La situación llega a tal extremo que los encargados de la vigilancia de los terrenos se tienen que enfrentar a grupos de personas que, según denunciaron desde la Federación, «no temen a nada ni a nadie, puesto que son sabedores de su impunidad, merced a las normativas y leyes actuales».

De ahí que desde este colectivo hayan reclamado la ayuda, a la mayor brevedad posible, de Labrador, con quien ya tenían un encuentro fijado para el 10 de diciembre. Reunión ésta que finalmente, por problemas de agenda del delegado gubernamental, fue desconvocada. A falta de poner fecha para mantener el encuentro, Labrador sí confirmó ayer que esta reunión se producirá próximamente. Asimismo anunció, tras lanzar un mensaje de tranquilidad al sector, que a través del Servicio de Protección de la Naturaleza (seprona) se adoptarán las medidas oportunas en el campo castellano-manchego para evitar el furtivismo.

Un problema éste que, según recordó el presidente de la Federación Regional de Caza, ha provocado gran descontento en buena parte del sector cinegético de la Región, especialmente de las sociedades de cazadores.

Y mientras que esta denuncia se producía ayer por parte de la Federación, la Guardia Civil de Ciudad Real detuvo a un vecino de Puebla de Don Rodrigo de 26 años por un delito relativo a la protección de la fauna y la flora silvestre. La detención tras abatir el hombre, en un coto de la localidad, dos ciervas y un jabalí.

El hombre fue arrestado después de comprobar que en su vehículo transportaba varias piezas de caza que reconoció había matado en el paraje ‘Valles del Término’, un lugar de gran valor ecológico y natural que cuenta con importantes recursos cinegéticos. Éstos se explotan bajo la figura de coto privado de caza y que actualmente gestiona el ayuntamiento de la localidad.

 

Una temporada para olvidar

A punto de terminar la temporada de caza menor en la región, lo hará el próximo 8 de marzo, Juan de Dios García tildó esta campaña como «muy floja» como consecuencia de los efectos de la sequía. Algo mejor ha sido la temporada de caza mayor en la región, que termina a mediados de febrero.

La Federación cuenta con 25.000 cazadores federados y un total de 620 sociedades. Según García, Castilla-La Mancha cuenta con 5.300 cotos de caza.

Deja un comentario