El mal tiempo trajo consigo el descenso de las capturas

Fuente: lne.es

La lluvia, la nieve y, sobre todo, el frío volvieron a hacer acto de presencia en el territorio regional el pasado fin de semana lo que se tradujo en menos capturas. Este temporal que sufrió el Principado de Asturias hizo que la labor de los monteros de «desencamar» los jabalíes fuera más que dificultoso y los tiradores poco pudieron hacer.

 

Tras unas Navidades con clima primaveral en las que los aficionados al arte cinegético pudieron firmar cifras históricas en muchas sociedades, llegó el invierno. El temporal en las zonas más altas de muchos acotados propició un descenso del volumen de capturas e, incluso, la suspensión de alguna montería .
Pese a las malas condiciones meteorlogicas fueron muchos los cazadores que regresaron a los carros con caza. En el coto de Mieres, el pasado sábado, lograron capturar trece piezas de jabalí. Una cifra nada desdeñable pues se hizo en cinco monterías, aunque lejos de los casi plenos de cupos registrados en las Navidades.
En el mismo coto mierense el pasado fin de semana se realizó la última suelta de 250 perdices en la mayoría de zonas del acotado. Ésta resultó todo un éxito, aunque quedó deslucida por la lluvia. Esta fue la cuarta y última de la temporada en un coto donde han soltado mil perdices.
En Villayón el mal tiempo trastocó los planes de los cazadores. Las cuadrillas de Arbón y de Lendelforno regresaron de vacío a los carros. La lluvia y algo de nieve en las cotas más altas hizo que la labor de cazadores y monteros fuera infructuosa. Mejor fortuna les deparó la jornada a los de Ponticiella quienes sí lograron su objetivo y abatieron un total de tres jabalíes el pasado fin de semana.
La cuadrilla de Avelino, del Coto de Morcín firmó una más que reseñable cacería en Siones el pasado 30 de diciembre como colofón a un buen año cinegético. Este equipo se «cobró» tres buenos jabalíes. Un macho de 95 kilos y dos hembras, una de 65 y otra de 50 kilos.
Por su parte, la cuadrilla de LLoreo, del coto de Mieres, sigue en racha. Como regalo de Reyes se cobraron tres «gochacos» abatidos en el lote de La Riquela el pasado 8 de enero.
La Peña Cangas, del coto de Grado, también tuvo un buen regalo de Reyes con los cuatro jabalíes que mataron el pasado 6 de enero. Otro equipo con buen puntería en este inicio del año son los de la cuadrilla de Sobrefoz, Ponga, que abatieron cinco jabalíes en Peloñu. Los afortunados cazadores que se «cobraron» estas piezas fueron Luis Collado quien firmó un «doblete» de 55 y 35 kilos; otro ejemplar lo cazó Eduardo. Luis abatió otro a de unos 110 kilos y el otro fue cazado por Tino y pesó 80 kilos.

Deja un comentario