La Alianza para la Unidad del Campo registra 2.000 ataques de lobos en todo 2012, con 5.000 animales muertos en Castilla y León

Fuente: leonoticias.com

La Alianza por la Unidad del Campo UPA-COAG registró 1.950 ataques de lobos en Castilla y León en 2012, que acabaron con 5.070 animales y provocaron unas pérdidas de 1,75 millones de euros a los ganaderos.

Unas cifras que mejoran los guarismos de 2011, cuando la organización profesional agraria contabilizó 2.315 ataques, con 6.227 animales afectados y 2,18 millones en pérdidas. Estos datos corresponden a denuncias recibidas por la organización, por lo que “estos números sólo reflejan una parte de los ataques que se producen realmente”, explicó el secretario general de UPA en la Comunidad, Julio López, quien aseguró que la Junta reconoce que “muchos de los ataques no son denunciados por los afectados, bien por desconocimiento, o bien por carencia de seguro”.

El dirigente sindical constató que los ataques se redujeron en 2012, pero advirtió de que el problema es que las manadas se están extendiendo y “ya han pasado a la sierra de Madrid”, con una fuerte presión sobre la fauna salvaje que trasladan a las ganaderías cuando escasea la comida. Al respecto, López denunció que la Administración irá controlando la especie en función de su expansión y mientras ésta se circunscriba a las zonas ganaderas, “no habrá ningún problema” pero “cuando se acerquen a la capital, entonces se empezará a contener”. “Mientras el daño se produzca en el campo, sin problema para nadie”, dijo, para considerar una “barbaridad” que en la Comunidad, según el último censo de Medio Ambiente, haya más de 200 manadas, con más de 2.000 ejemplares.

Julio López criticó que en la actualidad el plan de gestión y conservación de esta especie únicamente se dedica a conservar “en detrimento de los ganaderos”. En este sentido, aseguró que “está demostrado que la ganadería extensiva es incompatible con los lobos” y si se prioriza a estos cánidos en estas zonas rurales, donde el ganadero permite el mantenimiento población y la conservación del medio, se convertirá en “terreno conquistado por el lobo”. “Qué haremos entonces con estas personas”, se preguntó, para sentenciar que “en zonas con ganaderías extensivas no puede haber lobo, porque no aguantan las explotaciones, las destrozan”.

El secretario autonómico de UPA abogó por gestionar esta especie, creando reservas donde estén confinados los individuos, e impulsando “zonas libres de lobos donde se desarrolla la ganadería extensiva”. Una iniciativa que ya están llevando a diferentes ámbitos políticos, como la Diputación de Ávila, una provincia muy afectada por la acción de estos animales. “No queremos que el lobo desaparezca, sino que se gestione respetando los derechos de los ganaderos. Sino estaremos ganando lobos y perdiendo ganaderos”, resumió.

López también criticó a los grupos ecologistas de presión a favor del lobo y contra los intereses de los ganaderos, cuando además pretenden que los habitantes del medio rural “mantengan el medio en el que viven y soporten también los ataques”. El secretario de UPA incidió en la creación de reservas si de verdad se quiere aprovechar al lobo como recurso turístico, ya que “no es una oveja, es un animal salvaje, y es muy difícil de ver, con lo que muchas personas se marchan desencantadas”. “Que les lleven a una reserva si de veras se quiere aprovechar como recurso turístico”, propuso.

Dificultades para la captura

En esta misma línea y en cuanto al lobo como especie cinegética, comentó que “no tiene mucho aliciente” en la actualidad, ante las dificultades para su captura, algo que se solucionaría también con su confinamiento en zonas acotadas. Así, en relación a la solución planteada desde diversos ámbitos de declarar al lobo especie cinegética al sur del Duero, consideró que “no solucionaría el problema”, porque se están produciendo los mismos daños al norte, y los ganaderos siguen sin cobrar indemnizaciones. Insistió en que aunque se autorice su caza, apenas si se abaten estos animales, porque es muy difícil encontrarlos.

Por último, López arremetió contra el sistema de seguros impuesto en la actualidad para poder cobrar una indemnización por el ataque de estos cánidos. “No es de recibo que el ganadero tenga que suscribir un seguro por un daño que va a sufrir su explotación, porque el que hace el daño es el lobo, y si éste es un bien social, debería asumir ese seguro la sociedad, a través de la Administración”, razonó. Así, reclamó el pago directo de los daños a los ganaderos y afirmó que, en este sentido, los jueces, les están dando la razón. 

Deja un comentario