Nuevo plan de gestión de la caza en La Culebra: las ayudas en el ámbito de la reserva «desaparecen de manera innegociable»

Fuente: laopiniondezamora.es

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente pone estos días en conocimiento de ayuntamientos y Juntas Administrativas de la Reserva de Caza de la Culebra, (y del resto de la comunidad) así como de organizaciones agrarias y de la Delegación provincial de Caza el borrador de modificación del Decreto De los Terrenos de la Ley de Caza de Castilla y León que supone un cambio radical en la gestión cinegética en los ámbitos del espacio protegido, aunque mantiene en manos de la Administración riendas tan importantes como la titularidad, la elaboración de planes, la mayoría en la Junta Consultiva, las autorizaciones y otras capitales decisiones.

 

Si los propietarios de los terrenos recibieron como un mazado el anuncio de la desaparición de las ayudas a las Zonas de Influencia Socioeconómica (ZIS), ahora se indica que «desaparecen de manera innegociable por imposición de la Ley de Presupuestos de la comunidad». Se apunta, no obstante, el deseo de que, «en un futuro, superada la crisis financiera, la oportunidad política determinará la viabilidad de su recuperación, tanto en formato como en cuantía».

Los poseedores del borrador deben darse prisa en estudiar el contenido porque hay que remitir «con urgencia» las alegaciones formuladas por cuanto que se quiere contar «con el marco jurídico para acometer el plan de caza de la temporada 2012-2014» y, de este modo, que los cazadores puedan apretar el gatillo al cupo de lobos, ciervos, corzos y jabalíes establecido en los planes. El plazo dado es de solamente «siete días» desde la recepción del documento.

Con el fin de aclarar las numerosas «dudas, interrogantes y consideraciones planteadas sobre el nuevo modelo de gestión», en algunos casos, ha presentado un documento previo al puro texto del decreto, explicativo del nuevo sistema, no exento de intencionalidades.

La razón fundamental del cambio de gestión es que, hasta ahora, estos escenarios de conservación y fomento de la caza resultaban elevadamente deficitarios, con unos gastos muy superiores a los ingresos y, ante la apurada situación económica y los reajustes, la Junta de Castilla y León apuesta por la cogestión, y que los propietarios de los terrenos, dueños de la mayoría de La Culebra, colaboren a la financiación a cambio de mayores cotas de participación en la gestión.

El nuevo texto del proyecto de decreto establece que «la gestión directa y prácticamente completa de la reserva» por parte de la Junta pasará a ser una cogestión, entre la comunidad autónoma de Castilla y León, que mantiene la titularidad, y los propietarios de los terrenos, mayoritariamente las entidades locales.

La financiación es la madre de la gestión y, atendiendo al criterio «razonable de que aquellas actividades generadoras de ingresos deben contribuir a financiar los gastos necesarios para su movilización», introducen en el decreto un nuevo artículo, el once, sobre el Fondo de Gestión.

Conforme a lo indicado en el mismo, «se ingresará el 15% del importe de los aprovechamientos cinegéticos, así como las aportaciones acordadas voluntariamente por los propietarios de los terrenos que integran la reserva».

También se establece que «cuando el aprovechamiento cinegético corresponda a un monte de Utilidad Pública integrado en las reserva, el ingreso de Fondo de Mejora, regulado en la Ley de Montes, del porcentaje correspondiente a ingresos generados por la caza, dispensará de su ingreso en el ?Fondo de Gestión».

El referido fondo de gestión servirá, según se precisa, para realizar actividades de mejora y gestión de la reserva, para financiar aspectos como mejoras de hábitat o de poblaciones cinegéticas y para sufragar gastos derivados de las operaciones facultativas para la gestión del Plan de Caza.

Además se consignará una parte del citado Fondo de Gestión, «que no podrá ser inferior a un 10% ni exceder del 25% para realizar actuaciones de interés general para el conjunto de la Red de reservas». Y es que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente plantea la creación «de una Red de Reservas Regionales de Caza que permita afrontar acciones conjuntas en beneficio de la totalidad de las reservas, que redunde en una imagen común de marca de calidad y, si cabe, una mayor proyección nacional e internacional».

Tal fondo de gestión será administrado por la Consejería, salvo que encomiende la ejecución de determinadas acciones del Plan a una asociación de propietarios, cuanto ésta esté debidamente constituida.

La Consejería propone el asociacionismo voluntaria de los propietarios por entender que así podrían asumir otras competencias en la gestión de la reserva, con especial incidencia en el desarrollo de actividades complementarias a la caza como pueden ser, entre otras, turismo en la berrea, el turismo fotográfico de fauna, la comercialización de carne de caza».

La gestión técnica recaerá en la Administración en tanto que los propietarios asumirán plenamente la enajenación de los aprovechamientos cinegéticos, según recoge el texto del nuevo articulado que modifica el decreto que desarrolla el título «De los Terrenos».

La Dirección General nombrará el director técnico, encargado de elaborar la propuesta del Plan técnico, la memoria anual de actividades, el plan de actividades a realizar con cargo al fondo de gestión. Según se explica a los propietarios, los planes de caza serán elaborados por la Administración «pero consensuados con la asociación de propietarios», de constituirse tal entidad. «Todos los cupos y piezas de caza aprobados en el Plan se entregarán a los propietarios o a la asociación para su adjudicación mediante subasta o cualquier otro mecanismo legal». Además, cuando los propietarios lo soliciten, la Junta podrá «auxiliarlos con mecanismos complementarios para la enajenación de parte de los cupos de caza (vía subastas on-line o mediante paquetes turístico-cinegéticos que favorezcan la adjudicación de cupos sobrantes o difíciles de enajenar por los propietarios o asociaciones». También se apunta que «la decisión de conservar cupos de caza para los vecinos o locales corresponderá íntegra y exclusivamente a los propietarios o Asociación, en virtud de la costumbre y derechos locales, y bastará con que se ingrese en el Fondo el 15% del importe del índice establecido».

Deja un comentario