Termina una de las peores temporadas de caza menor de los últimos años

Fuente: diariovasco.com

La semana pasada terminó oficialmente la temporada de caza menor, actividad que durante el invierno se centra en la becada, por lo que respecta a la zona de Baztan-Bidasoa. Pero la temporada en sí empieza en otoño, con la paloma, que este año y manteniendo una tendencia que ya pasa de cinco años, ha sido desastrosa. Siempre hay aficionados que confían en que cualquier año empiezan a pasar otra vez como antes, pero lo cierto es que la paloma ha perdido sus hábitos migratorios de siempre, al menos por lo que respecta a los valles cantábricos de Navarra.

 

Cada año queda un poco más lejos el recuerdo de lo que era un día bonito de pasa y se llega a situaciones tan nuevas y difíciles de explicar como que hay collados donde se hacen mejores perchas por la tarde, con las palomas que, no se sabe bien por qué, vuelven «a la contra».

Ante esta situación -una mala temporada detrás de otra- cada cazador, como no puede ser de otra manera, tiene su explicación: los franceses, el cambio climático, la abundancia de maíz en Europa y un sinfín de razones que pueden tener su parte de veracidad o no.

No hay consenso en este sentido y en temas de aves salvajes, como palomas y becadas, lo cierto es que sabemos muy poco. El resultado, aparte del lógico descontento de los aficionados, es una situación cada vez más difícil para muchos ayuntamientos -especialmente del valle de Malerreka- que durante décadas consiguieron importantes ingresos por la venta de las palomeras y este último año han tenido que recurrir, incluso, a vender puestos sueltos a precios tan bajos que no se habían conocido en la zona.

Pocas becadas

Y la becada no ha sido una excepción. No ha sido un buen año en toda la costa cantábrica, ni mucho menos. Ni en la zona norte de Navarra, ni en Gipuzkoa, Bizkaia, Asturias, Cantabria o Galicia.

Sin embargo, en la Navarra Media, zonas de Huesca y otras sí que han salvado una campaña más que aceptable e incluso muy buena en algunos sitios.

Pero este año las sordas no se han decidido por la zona de Baztan Bidasoa, que tras las semanas de «pasa» ha acogido muy pocos ejemplares de la pieza más preciada y difícil.

Aquí también hay teorías para todos los gustos, pero el becadero de toda la vida coincide en que temporadas flojas ha habido siempre y el año que viene habrá que ver cómo se da. No hay más.

Guarda obligatorio

Mientras y hasta el último domingo de febrero se mantiene abierta la temporada de caza mayor y aunque los cotos no han recibido notificaciones al respecto, este último mes se afronta con cierta inquietud. Se debe a la obligatoriedad de que los cotos dispongan de un guarda de caza, que viene establecida en la Ley Foral 17/2005, de 22 de diciembre, de Caza y Pesca de Navarra.

El Decreto Foral 7/2012, de 1 de febrero, por el que se modifica el Reglamento para el desarrollo y ejecución de la Ley Foral 17/2005, de 22 de diciembre, de Caza y Pesca de Navarra, aprobado por Decreto Foral 48/2007, de 11 de junio establece que dicha obligatoriedad ya ha entrado en vigor el 31 de enero de 2013.

Entidades como Adecana -la Asociación de Cazadores de Navarra- ha preguntado en el departamento de medio Ambiente, obteniendo como respuesta que «dado que no se ha aprobado la moratoria, la ley es de aplicación».

Habrá que estar muy atentos al desarrollo de lo que resta de temporada, en la que no parece que vayan a darse problemas graves y sobre todo a lo que se decida para la próxima.

Deja un comentario