El zorzal gana seguidores entre los cazadores y anima la temporada cinegética de Castilla y León

Fuente: elnortedecastilla.es

«Los zorzales llegan a los montes sorianos en los movimientos migratorios producidos con los primeros fríos que se producen en Europa. Llegan por miles, e invaden los montes, refugiándose y alimentándose de los frutos que producen las sabinas (gayubas) y los acebos (drupas)», dice el delegado soriano de la Federación de Caza, José Manzano, mientras otea el horizonte junto a su compañero de caza, Michel Solís del Campo. Por cierto, demostraron ser buenas escopetas.

 

La temporada de caza que el pasado domingo concluyó en la comunidad, mala de solemnidad, ha tenido como uno de los grandes protagonistas al zorzal, una de las aves migratorias que llegan a principios del mes de octubre y a la que los cazadores están empezando a mirar con otros ojos.

Los zorzales ganan adeptos y no son pocos los cotos de la región en los que ya es muy frecuente ver a cazadores apostados en los mejores pasos, e incluso cazarlos a rabo, en montes con sabinas, acebos, pinares, viñedos, regatos o sotos de ribera. «Si antaño no se le tiraba, porque no pagaba el cartucho, como decían algunos cazadores, ahora es uno de los mejores amigos de los armeros, porque además te puede sacar cien tiros en un rato y en una jornada en la que el pase del zorzal sea solamente normal», señala José Manzano. Son cuatro las variedades de zorzales que arriban a España en cuanto empiezan a bajar las temperaturas, a primeros de otoño. En Soria entran las cuatro especies existentes: común, alirrojo, charlo y real.

Deja un comentario