La trama de las licencias de caza salpica a las dos Castillas

Fuente: lavozdegalicia.es

 

 

La tramitación ilícita de licencias de caza durante cuatro años en Galicia  salpica a otras comunidades autónomas. Se trata de Castilla-La Mancha y Castilla y León, donde no es obligatorio superar un examen para conseguir el documento. Por lo que ha trascendido de la investigación, el precio que tenían que abonar los demandantes por el título era el mismo que si se cursase en Galicia: 150 euros. La diferencia es que, en vez de realizarla directamente desde la sede coruñesa de la Dirección Xeral de Conservación da Natureza, se gestionaba con los Gobiernos de las dos Castillas. Un procedimiento que está permitido, pero en el que existe un vacío legal del que se aprovechaban los ideólogos de esta trama.

 

 

El modus operandi era muy sencillo. El o los funcionarios implicados, cuando tenían los datos del aspirante a cazador y el dinero que le exigían por adelantado, solicitaban el permiso alegando a las Administraciones de estas dos regiones que se trataba de personas que se desplazarían a esa comunidad para practicar la actividad cinegética. Una vez obtenida, se pedía el cambio de comunidad autónoma. Este procedimiento, sin embargo, está consentido, según explicaron fuentes de la investigación: «El problema es que existe un vacío legal y ellos lo aprovechaban para lucrarse y de paso inflar el censo de cazadores noveles en Galicia».

Este recurso también lo conocían en la Federación Galega de Caza desde hace tiempo, tal y como reconoció ayer un portavoz, que añadió que «se lo comunicamos en su día a la Administración durante algunas de las reuniones que mantenemos regularmente para que pusiesen coto a esta triquiñuela».

Ayer, en el cuartel de la Guardia Civil de As Cancelas, continuaron prestando declaración por segundo día algunos de los presuntos beneficiarios de estas licencias fraudulentas. Según informa Nacho Mirás desde Santiago, el Colegio de Abogados de esa ciudad ha tenido que disponer de un refuerzo especial en el turno de oficio, a petición de la Fiscalía de Medio Ambiente, para asistir a las casi treinta personas que declararán entre hoy y pasado mañana. Por eso, tres abogados de oficio estarán cada uno de estos días en As Cancelas para este cometido.

 

Primeras licencias anuladas

Lo que está confirmado después de 48 horas tomando declaraciones a algunas de las personas que compraron las licencias de manera irregular, es que ya se están anulando dichos documentos. La decisión es de la Xunta, que en este caso concreto está asesorada por el Consello Consultivo de Galicia. Este órgano de carácter técnico-jurídico e independiente recomendó a la Consellería de Medio Ambiente que anule todos los permisos irregulares de los que tengan constancia, que por ahora son 140, todos tramitados en la provincia de A Coruña durante los años 2011 y 2012. Otra de las recomendaciones realizadas por el Consello Consultivo de Galicia es que este proceso de revocación se realice de manera individual «para salvaguardar la confidencialidad de los afectados».

Lo que no está garantizado para las personas que compraron los permisos es que no tengan que asumir ningún tipo de castigo. De hecho, algunos de los afectados que han pasado por el cuartel compostelano de la Guardia Civil durante las últimas horas habrían reconocido, tras prestar declaración, que corren el riesgo de enfrentarse a una sanción que les impediría practicar la caza durante un plazo mínimo de dos años y un período máximo aún por determinar.

 

 

 

 

 

Deja un comentario