Espectáculo cinegético en Parres y Cangas

Fuente: elcomercio.es

 

La cuadrilla de Hilario González protagonizaba la mejor hazaña colectiva al cobrar cinco jabalíes en el cuartel de Bustevela, mientras que a nivel individual habría que destacar la gesta de Manuel Vega Valle, carpintero de Mestas de Con, que abatió tres verracos en Debollo. Cuatro macarenos y dos venados pasaportó la palomilla colunguesa de Falo Toyos en el prolífico lote de Libardón.

 

La Parraguesa

Productivo fin de semana
El pasado fin de semana fue el más productivo de la temporada para los cazadores de los concejos de Parres y Cangas de Onís al regresar con un botín de 32 jabalíes.

Extraordinaria resultó la montería de la palomilla de Hilario González con la captura de cinco jabalíes en Bustevela. José Manuel Mori Cuesta ‘El Marqués’ abatía dos bermejos, de 30 kilos cada uno. Miguel Truan Vereterra apiolaba otros dos guarros, de 55 y 34. Y el cabraliego José Mier Suero cobraba un proyecto de navajero, de 30 kilos.

La cuadrilla de Olegario Fernández de la Parte tumbaba cuatro macarenos en La Cuesta de Cangas. Marcos Carbajal Pérez no temblaba ante la llegada de dos suidos de 50 kilos, cada uno, mientras que Olegario Fernández de la Parte y Saúl Sánchez Fresno pasaportaban otros dos de 53 y 40.
El grupo de Patricio Fernández de la Parte fusilaba en Següenco otros cuatro cerdos salvajes. Julio Cofiño Medina abatía dos suidos, de 53 y 34 kilos, en tanto que Miguel Cibrián Martínez y Eugenio Caravia Foncueva fulminaban otros dos de 64 y 50.

En Triongo, Rufino Pañeda Baragaño, Eleuterio Álvarez Cuevas, Leopoldo Alonso González y Jorge Rojo Sánchez, de la cuadrilla naveta de ‘Los Torreznos’, detenían en seco la estampida de cuatro marranos con pesos de 73, 37, 32 y 29 kilos.

En La Toya, la palomilla que gestiona el cántabro Victoriano Méndez prendía tres puercos de 82, 53 y 40 kilos, con certeros disparos efectuados por Manuel Fernández Campillo, José Luis de Diego Zurbano y Juan Carlos Díaz Méndez.

En Sinariega, la cuadrilla del ‘Pozu los Llobos’, que capitanea el audaz Pedro García Rama, fusilaba tres navajeros 66, 55 y 50 kilos, que fueron apiolados por Javier Peruyero García, Santiago Castro Visoqui y Pedro García Rama.

En Fondrigones, el grupo de Lolo Meré regresó del monte con tres jabalíes de 57, 43 y 40 kilos, que fueron cobrados por Sergio Díaz Fernández, Emilio González López y Servando Escandón Rodríguez.

El intrépido Javier Peruyero formó una selección con cazadores de diferentes concejos de la comarca y con el equipo completo acudió al lote de Cetín, donde aquella ONU cinegética tumbaba tres verracos de 63, 37 y 30 kilos. Dos los abatía Francisco Sarmiento Sánchez y de voltear el tercero se encargó José Manuel Pereira del Corro.

En Zardón, Alberto Rodríguez Valle, cazador del grupo de Celestino Prieto, atinaba sobre dos gorrinos de 64 y 50 kilos. En El Aspru, Manuel Collado Prieto acertaba sobre un bermejo de 27 kilos.

 

Piloña
Matar el gusanillo
Finalizada la temporada del jabalí, los cazadores piloñeses matan el gusanillo enfrentándose a ciervos y gamos, en recechos y batidas.
En La Carbazosa, Avelino Piquero Valiente, de la cuadrilla de Arturo Nicolás, pasaportaba un venado macho, en batida.

En La Cueva, Luis Gonzaga Otero y Carlos Saro Suárez prendían dos venados hembra, en batida. Otras dos hembras de venado, también en batida, abatía Raúl González Fernández para la palomilla de Tito.

En El Estelleru, Higinio Suárez Pérez y Gustavo González Vega fulminaban dos hembras de ciervo para el grupo de Chuso. En Cayón,  Isidoro Martínez Morán y Manuel Florentino Fresno Forcelledo tumbaban dos venados hembra para la cuadrilla de Juan Antuña.

En los lotes de La Castañal, El Castellanu, Beroñes, El Estelleru, La Carbazosa y Rollamiu, se apiolaron seis venados hembra en la modalidad de rececho con certeros disparos efectuados, respectivamente, por Patricia Lago Isla, Pablo Canellada Suárez, Eduardo Miguel Muñiz Prendes, Manuel Vázquez Rodríguez, Esteban Menéndez Carbajal y Javier García Magadán.

En Cereceda, Paulino Villar Argüelles fusilaba un gamo macho selectivo. En el mismo lote, José Moro Vigil tumbaba un gamo hembra.

 

Colunga
Dos titánicos macarenos
En Libardón, la cuadrilla que gestiona Falo Toyos abatió cuatro jabalíes y dos venados. Jovino Fernández Suárez pasaportó dos macarenos de 60 kilos, cada uno, y un venado. David Alonso Morán fulminaba un cerdo salvaje de 44 kilos y un venado, mientras que Amalio Fernández Estrada tumbaba un bermejo de poco más de 30 kilos.En Lue, la palomilla capitaneada por Jesús Sánchez Vega prendió tres verracos y un venado. Eloy Sánchez Vega se convertía en matarife de un suido de 33 kilos y un venado, mientras que David Vicente Gutiérrez y Miguel Ángel García Fernández abatían dos titánicos macarenos de 80 y 74 kilos.En Selorio, la cuadrilla maliaya que dirige Gil Pérez Cuétara apiolaba tres cerdos salvajes con pesos de 65 kilos, cada uno. José Ignacio Vallina Palacio, Benjamín Menéndez Muñiz y Gil Pérez Cuétara fueron autores de los efectivos disparos.En Pernús, Miguel Ángel Cuétara Pandiello y Javier Peláez pasaportaban dos gorrinos de 63 y 48 kilos para el grupo de Jaime Alberto Llera Soberón. En Carrandi, Ángel Armando Martínez Rodríguez cobraba un suido de 40 kilos para la palomilla de Silvino Álvarez Aladro.

 

Amieva
Oscarín, el afamado gaitero
En Ríu Melón, el afamado gaitero Oscarín Fernández, de la cuadrilla de Pancho Martínez, abatía una espectacular hembra de jabalí, de 90 kilos, y un verraco de 54, mientras que José Manuel García apiolaba un cerdo salvaje de 63 kilos.En Vis, Mino, de la palomilla lavianesa de ‘El Casín’, tumbaba una hembra de jabalí de 84 kilos, en tanto que Tomás Hevia prendía otros dos de 63 y 40 kilos.

 

Ribadedeva
La última batida
En Ulpiones se celebró la última batida de la temporada. Isidoro, vecino de La Franca y miembro del grupo de Pepe Piney, capturaba un gorrino de 42 kilos.

 

Peñamellera Baja
Un bermejo sin disparos
En Cavandi, la palomilla que dirige Sergio Bada se hizo propietaria de un bermejo de 28 kilos sin realizar ningún disparo. El jabalí andaba cojo y fue cobrado por los canes que formaban la jauría.

 

Onís
Triplete del carpintero
La cuadrilla que para la ocasión capitaneaba Jesús Fernández, vecino de Avín, se trasladó al lote de Debollo, frente a la presa de Tanes, en Campo de Caso, y regresó con cinco macarenos que pesaban 74, 63, 60, 34 y 30 kilos. Tres los abatía Manuel Vega Valle, carpintero profesional establecido en Mestas de Con, en tanto que de tumbar los otros dos gorrinos se encargaron José Luis García Alonso ‘Vivís’ y el competente guarda Sergio Simón.

 

Peñamellera Alta
La primera sangre
En Peleas, Luciano Trespalacios fulminaba un jabalí de 70 kilos y otro verraco del mismo peso lo fusilaban entre Ramón Galán, que hizo la primera sangre, y Francisco Noriega ‘El Lecheru’.

En Jana, Daniel Arenas pasaportaba un cerdo salvaje de 73 kilos y Dionisio Álvarez Moradiellos volteaba otro de 64.

 

Reserva del Sueve
Seis suidos para Caravia
En Lliberdón, la cuadrilla de Caravia tumbó seis macarenos de 84, 70, 56, 45, 38 y 30 kilos. En el mismo lote, otra palomilla de Grado abatió seis suidos de 103, 94, 38, 35, 33 y 26 kilos. En Cofiño, una partida de Grado apiló dos suidos de 90 y 80 kilos.Se cobraron cuatro gamos machos selectivos: tres en Fontanielles y uno en El Potril.

 

Reserva de Piloña
‘Manita’ en Degoes
En Degoes, una cuadrilla de Pola de Lena pasaportó cinco cerdos salvajes. En Los Montes, un grupo piloñés abatió un jabalí.

 

Deja un comentario