UPA y COAG exigen a Arias Cañete que no prime una PAC especulativa y que no abra las ayudas a los cotos de caza

Fuente: diariocordoba.com

 

Alrededor de un centenar de tractores, turismos y camiones protagonizaron ayer en Córdoba la cuarta movilización que se celebra en Andalucía contra la propuesta de reforma de la Política Agraria Común (PAC) que se prevé cerrar en los próximos tres meses. Convocados por UPA y COAG, los vehículos accedieron durante un par de kilómetros a la Autovía del Sur a la altura de la estación de servicio El Empalme, en el kilómetro 441 dirección Sevilla.

 

Las dos organizaciones agrarias advirtieron del riesgo en el que se encuentra el debate para Andalucía al denunciar que se ha abierto la posibilidad de que más de cinco millones de hectáreas de España, ocupadas por cotos de caza, terrenos baldíos o montes forestales, entren en competencia con la agricultura y ganadería productiva. Por eso, exigieron transparencia y claridad al ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, y al consejero del ramo, Luis Planas, ya que estiman que se puede producir una reducción de subvenciones que puede llegar al 50% en Córdoba y afectar, principalmente, a cultivos como el olivar, el viñedo, el algodón o los frutales, pero también a la ganadería o a los regadíos.

El secretario regional de COAG, Miguel López, afirmó ayer que “alguien” tendrá que explicar “por qué quieren quitar los recursos para llevarlos a terrenos que nunca han servido para nada”. López lamentó que se ponga al mismo nivel una cabeza de ganado que una especie cinegética: “A ver si una vaca, una cabra o una oveja va a ser igual que un venado”.

El representante de COAG criticó que España “no tenga una estrategia de Estado”, como tienen otros países europeos, y que los cultivos mediterráneos se encuentren entre los más afectados. Respecto a la ausencia de Asaja en la campaña de movilizaciones, Miguel López fue rotundo: “Asaja no se ha incorporado porque a lo mejor tiene más interés en los cotos de caza que en la agricultura profesional”. En este sentido, el secretario regional de UPA, Agustín Rodríguez, consideró que la propuesta “atenta contra la lógica de la agricultura y la ganadería”. “¿Cómo es posible un modelo que dirija la ayuda hacia la no producción, cuando debería incentivar la producción en algodón, aceituna de mesa, aceite, tomate industrial o la naranja?”, se preguntó. Rodríguez también criticó que en la reforma se está planteando incluir más de cinco millones de hectáreas de superficie no productiva. “Existe un riesgo real de expoliar las ayudas a cultivos como el algodón o el olivar”, dijo. Además, frente a los mensajes de que la negociación “va por el buen camino”, el secretario regional de UPA denunció que el proceso está siendo poco transparente y puede acentuar los desequilibrios entre la gran distribución y los agricultores y ganaderos.

Las dos organizaciones advirtieron de que la agricultura y la ganadería cordobesa han generado unos derechos de ayuda históricos que ahora pueden desaparecer al entrar en juego otros intereses. Por ello, instaron a que se incluyan mecanismos de regulación de los mercados para evitar un empobrecimiento de la agricultura y la ganadería y una pérdida de actividad económica y productiva.

 

Deja un comentario