El Gobierno ‘amnistía’ a más de la mitad de las especies invasoras

Fuente: lavanguardia.com

 

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente va a reducir la presión que suponía la normativa del anterior gobierno socialista contra las especies invasoras.

 

El nuevo decreto presentado al Consejo Asesor de Medio Ambiente elimina la denominada lista de especies potencialmente invasoras, con lo que un total de 223 especies exóticas (el 55% del total) podrían ver autorizada su comercialización. La razón sería la presión de ciertos sectores económicos (pescadores y cazadores entre otros). La Administración mantiene el catálogo de especies invasoras, sobre el que volcarán los grandes esfuerzos para arrinconar los animales y plantas que colonizan y desvirtúan los ecosistemas autóctonos. La relación incluye especies tan problemáticas como el mejillón cebra, el caracol manzana, el galápago de Florida, la cotorra argentina, el visón americano o el mapache.

Sin embargo, se “cae” de la normativa la lista de especies potencialmente invasoras, lo que hará que desaparezca el objetivo de erradicar otras especies a más largo plazo. Los casos más significativos de la “amnistía” son los que afectan a algunos peces, como la trucha arcoíris o el hucho (o salmón del Danubio). Hasta ahora, la normativa prohibía que fueran reintroducidos en el medio natural (aunque se permitía su uso comercial). Se entendía que la pesca era un método de control, de manera que, a la larga, las administraciones aplicarían planes de actuación encaminados a su control.

 

Sueltas de la trucha arcoiris

En cambio, a partir de ahora podrán hacerse sueltas de la trucha arcoíris, aunque “exclusivamente” con ejemplares criados en cautividad y sometidos a tratamientos de esterilidad. “La trucha arcoíris es una especie invasora y compite por el mismo sustento que la trucha autóctona y, al proceder de piscifactorías, son un vector de enfermedades”, explica Ferran Llargués, de la oenegé Rius amb Vida.

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, ha venido argumentando que la exclusión de la trucha arcoíris está justificada, pues se trata de una especie aclimatada “que lleva más de un siglo entre nosotros”, sin que produzca el desplazamiento de otras especies. La norma incluye en la lista negra al arruí, una cabra procedente del Sáhara introducida en los años setenta para ser cazada.

 

Caza en Murcia

Sin embargo, en el caso concreto de Murcia se seguirá permitiendo su captura con fines cinegéticos, una reclamación de los cazadores y del gobierno de la comunidad de Murcia. El arruí se mueve además en las montañas próximas de las comunidades de Castilla-La Mancha, Valencia y Andalucía. Los grupos conservacionistas señalan que la decisión sobre el arruí no tiene una base científica, pues existe el riesgo de que desplace a la cabra montés. “El Gobierno ha cedido ante los intereses cinegéticos”, dice Miguel Ángel Hernández, responsable de especies de Ecologistas en Acción.

La nueva normativa ha mantenido el plan para prohibir el fin de la comercialización del galápago de Florida en el mes de mayo. No obstante, las personas que sean poseedores de estos animales tendrán una prórroga para comunicar a la Administración su posesión hasta diciembre de este año.

 

Cangrejo rojo

Además, se reduce la presión sobre el cangrejo rojo. Será especie invasora, pero excluye de esta catalogación los ejemplares destinados a la industria alimentaria. Los que se destinen a la industria alimentaria se regirán por la normativa de sanidad y consumo de cada comunidad autónoma, que serán las encargadas de autorizar dónde se pueden extraer para la industria alimentaria. El catálogo de especies invasoras a erradicar incluye peces como el siluro, la perca americana, el lucioperca, la perca de río o el salvelino, que son objetivo de pesca recreativa o deportiva. La Federación Española de Pesca se ha resistido a que estas especies (excepto el siluro) fueran incluidas en la lista negra.

 

Prohibida la posesión de animales exóticos

La inclusión de una especie en el catálogo conlleva la prohibición genérica de su posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos o muertos, de sus restos, incluyendo el comercio exterior. Esta prohibición podría, sin embargo, ser suspendida cuando sea necesario por razones de investigación, salud o seguridad de las personas o con fines de control o erradicación. También conlleva la prohibición de su introducción en el medio natural de todo el territorio nacional. Al mismo tiempo, el borrador permitirá contemplar la caza y la pesca como métodos de control, gestión y erradicación de especies incluidas en el catálogo. El real decreto impulsará una red de alerta para la vigilancia de especies exóticas invasoras.

 

Versión del Gobierno

El ministro Miguel Arias Cañete ha destacado que la nueva norma solucionará las dificultades planteadas en la aplicación de la anterior norma de 2011, “sin que ello suponga una menor protección para nuestra biodiversidad frente a la importante amenaza de las especies exóticas invasoras”. Según dijo, el listado de especies exóticas se sustituirá por un artículo para que sean las comunidades autónomas las que elaboren una relación indicativa de las especies con potencial invasor. Tambien atribuyó la eliminación de ese litado a “la defectuosa técnica jurídica” del anterior Gobierno, pues los recursos de las comunidades autónomas fueron estimados “por el Tribunal Supremo y por el Consejo de Ministros”.

 

Deja un comentario