Bodegueros y viticultores urgen atacar la plaga de conejos para evitar un caos

Fuente: diariodeleon.es

 

 

La única alternativa para evitar que los viñedos del Bierzo sigan sufriendo, cada año, los efectos de los conejos es unir fuerzas y crear una alianza entre todas las partes implicadas en la que cada una de ellas juegue un papel y cumpla con sus obligaciones. Bajo este precepto, ayer se formó en Cacabelos una comisión de seguimiento de la población de esta especie cinegética. En la misma están integrados la Junta de Castilla y León, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Bierzo, el Consejo Comarcal y los presidentes de los cotos de caza de Cacabelos, Villafranca y Toral de los Vados, que están siendo los términos municipales más afectados.

 

Los cazadores se encargarán, como ya lo han hecho en años anteriores, de las batidas controladas, para lo que necesitan un permiso que con toda agilidad concederá la Junta de Castilla y León. Por su parte, la Administración autonómica, iniciará de inmediato el desbroce de los márgenes de las carreteras autonómicas y contactará tanto con la Diputación de León como con la Subdelegación del Gobierno a fin de extender la limpieza también a los viales de competencia estatal y provincial. La D.O. será la encargada de gestionar que todos los viticultores adscritos mantengan las parcelas limpias, también las que no cultivan, para evitar la propagación. Y es que —según el presidente del Consejo Regulador, Alfonso Arias— en cuestión de 40 días la población puede pasar a ser considerada plaga, no sólo por la rapidez de reproducción sino porque de cada 30 ejemplares, 28 son hembras reproductoras.

Aunque los ayuntamientos no están integrados directamente en esta comisión de seguimientos por cuestiones de competencias, también tendrán una misión. El Servicio Territorial de Medio Ambiente ha elaborado un borrador de ordenanza que entregará en los consistorios a fin de que sus plenos aprueben una normativa que obligue a los propietarios de parcelas rústicas a mantenerlas limpias, sin pasto. En principio esto se incluye dentro del plan de la Junta para luchar contra los incendios forestales, pero sirve también para evitar que los conejos de monte se propaguen y encuentren en esos terrenos los nidos perfectos.

«Las personas deben darse cuenta de que tienen que conservar sus bienes no sólo porque para nosotros es prioritario en materia de incendios sino porque sirve para combatir problemas como este, que los conejos hagan daño a las vides», apuntó el delegado territorial de la Junta en León, Guillermo García, después de la reunión mantenida en la sede del Consejo Regulador del Vino con el presidente del mismo y varios representantes municipales y cazadores.

 

Deja un comentario