‘Las pruebas de armas en España son adecuadas’

 

Fuente: elmundo.es

 

Estados Unidos recoge en su segunda enmienda constitucional el derecho a poseer armas de fuego. La manera de obtenerlas varía de un estado a otro. No obstante, salvo Nueva York, Nueva Jersey, Massachussets, California y Connecticut (este último el de la matanza de Newtown la peor perpetrada por un estudiante); no resulta muy dificil adquirirlas. El presidente norteamericano, Barack Obama, pretendía endurecer de manera nacional los requisitos para obtener un arma pero el Senado tumbó recientemente su propuesta.

 

Obama sólo pretendía que se prohibiesen los cargadores de gran capacidad y que antes de perpetrar una venta se comprobara el historial médico y legal del comprador. En España, del segundo requisito a la hora de obtener la licencia de armas se ocupa la Guardia Civil. “Se revisa caso por caso”, explicaba Ángel Rivera, capitán Interventor de Armas y Explosivos. Se comprueban todos los archivos policiales del sujeto y sus antecedentes penales para comprobar que el aspirante es apto. A posteriori, también se puede revocar el permiso y confiscar las armas si se incumple cualquiera de los requisitos iniciales.

El tema médico tanto físico como psicológico es responsabilidad de un centro autorizado según expresa la legislación vigente. Si se obtiene el certificado psicofísico, se pueden realizar las pruebas para obtener el permiso de armas que suelen dividirse en teóricas y prácticas. “Nosotros incidimos mucho en la seguridad en las dos pruebas”, expresaba Rivera. El tino es más para los permisos profesionales puesto que, como dice Rivera, “a mí no me afecta que un cazador falle una perdiz pero sí que un vigilante no tenga buena puntería”.

De ahí las diferencias entre uno y otro país. En Estados Unidos hay casi 300 millones de armas de fuego, casi una por persona; en nuestro país esa cifra apenas sobrepasa los 3, una cada 14 individuos, de las cuales un 80% son de caza. “España es un país de cazadores”, comentaba Rivera tras las pruebas prácticas del permiso tipo E para escopetas de caza. Hay siete permisos posibles que se agrupan en profesionales, cinegéticos y deportivos.  Y una prohibición básica para los ciudadanos particulares, la de tener armas automáticas de manera legal.

El límite de edad para el uso que no la tenencia de armas es 14 años, la tenencia son 18. Y había muchos menores en las pruebas que presenció la cámara de La trinchera. Ángel Rivera cree que las pruebas del permiso de armas son adecuadas para la responsabilidad que conllevan. También Fernando González a quien la jubilación le ha traído la afición por la caza. Tanto a Fernando como a Nicolás Pérez, quien obtuvo el permiso con la intención de cazar con su padre, les resultaron muy sencillas las pruebas.

Deja un comentario