Decenas de animales mueren ahogados cada semana en el canal de Payuelos

Fuente: diariodeleon.es

La dantesca imagen de animales muertos flotando en el canal bajo de Payuelos empieza a ser ya algo habitual para los vecinos de algunas de las localidades por las que transcurre esta infraestructura.

 

La fuerza y el volumen con la que pasan este año sus aguas, por la sobrecarga del río Esla, han convertido a este canal en una trampa mortal para los animales que habitan en el monte alto, por lo general corzos y jabalíes, que caen al tratar de beber agua, intentando cruzar en busca de alimento o simplemente en su huida de algún cazador.

Los cadáveres de los animales quedan prácticamente destrozados, lo que evidencia su lucha por salir del canal antes de morir agónicamente en esta inmensa ratonera de hormigón.

Las administraciones son conocedoras de este problema, que colea desde hace años, y conscientes de la gravedad del mismo, ya que se trata de agua destinada al riego, no encuentran soluciones a corto plazo con las que terminar con esta sangría.

Desde la dirección técnica de Confederación Hidrográfica del Duero, responsable de la infraestructura, aseguran que la «solución no es nada sencilla», ya que consideran técnicamente imposible vallar un canal de las dimensiones de Payuelos, más de setenta kilómetros, para evitar que caigan animales en su interior. Lo que sí aseguran desde el organismo de cuenca, es que los nuevos canales que hay en este momento en construcción incorporan rampas de evacuación para que los animales puedan salir de su interior en el momento en el caigan al agua.

Retirada inmediata

Por su parte, agentes de la sección de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León procedieron ayer mismo a la retirada de varios cadáveres, acompañados por miembros de la Guardia Civil.

Para los vecinos de la zona, la solución pasaría por colocar vallas o alambradas sólo en los lugares de monte alto, que es donde se producen estos accidentes. Es el caso de Quintana de Rueda, lugar en el que se tomaron estas fotografías el pasado martes, y donde los cadáveres permanecieron hasta ayer mismo. De todos modos, denuncian que por lo general no se retiran los animales que caen al canal, por lo que es frecuente verlos en avanzado estado de descomposición o pasto para las aves carroñeras de la zona.

Deja un comentario