Detenido un lavianés por matar a un corzo con un lazo en un coto de caza

Fuente: lne.es

 

Una vecino de Laviana fue detenido por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Cicil por colocar lazos de caza en el coto regional de Laviana y matar a un corzo. El detenido, J. B. A. G., nacido en 1960, fue sorprendido por guardas del espacio cinegético cuando recogía la pieza de caza y colocaba una nueva trampa ilegal, según destacaron fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón.

 

Guardas del coto regional de Laviana que estaban realizando un censo de especies cinegéticas se encontraron el pasado 19 de abril con un corzo macho muerto atrapado en un lazo ilegal de caza cerca de la localidad de Boroñes, en el área 2 del coto de caza de Laviana. Los guardas inmediatamente avisaron a los responsables de la asociación de cazadores «El Raigosu», que se encarga de la gestión del coto regional, y estos denunciaron los hechos en el cuartel de la Guardia Civil de Pola de Laviana.
Agentes del Seprona y guardas del coto de Laviana pusieron en marcha, de forma coordinada, un dispositivo de vigilancia en la zona donde había aparecido el corzo muerto y el 21 de abril detectaron la presencia de un hombre que, según fuentes de la Guardia Civil, tras recoger el animal lo decapitó para quedarse con el trofeo (el cuerpo estaba en estado de descomposición) y colocó un nuevo lazo de caza en el mismo sitio
Los guardas del coto pudieron identificar al hombre (un vecino de la zona que conocían) y trataron de darle el alto, pero el presunto cazador furtivo echó a correr y no pudo ser interceptado. Los guardas del coto alertaron a los agentes del Seprona del puesto de Laviana y estos procedieron a la detención, el 23 de abril, de J. B. A. G., nacido en 1960 y vecino del concejo de Laviana. Tras prestar declaración en el cuartel fue puesto en libertad y se le acusa de un infracción de la ley de caza.
Desde la asociación de cazadores «El Raigosu», que gestiona el coto de Laviana, se destacó la labor tanto de los guardas del espacio cinegético como de las patrullas del Seprona de la Guardia Civil en la lucha contra el furtivismo y la conservación de la naturaleza. La colocación de lazos de caza está prohibida puesto que se trata de unas trampas no selectivas en las que pueden caer todo tipo de animales, incluso los protegidos o en peligro de extinción.

 

Deja un comentario