La accidentabilidad en la caza bajó hasta un fallecido de media al año

La caza mueve cien millones de euros al año en Galicia.

Algo más de nueve mil cazadores siguen manteniendo su licencia en Ourense. La actividad cinegética está bajando en los últimos años, pero sigue generando movimiento en el rural, hasta cien millones de euros al año en Galicia, según calculan en la Asociación de Clubes de Caza Mayor.

Son 106 los tecores que hay en la provincia de Ourense. Gestionan 664.419 hectáreas de terrenos ordenados para la caza. El abandono del rural, la falta de relevo generacional o enfermedades de algunas especies como el conejo de monte son algunos de los problemas que afronta el sector. La temporada no comenzó bien en Ourense, con dos graves accidentes -uno con un cazador que se hirió a sí mismo con su arma en Carballeda de Avia y otro que murió en Laza atacado por un jabalí herido- pero la accidentabilidad se sigue reduciendo y pasó de dos o tres muertes al año a un fallecido de media. La normativa es estricta y aunque siempre hay algún riesgo, el sector considera que es una actividad segura.

El Tecor de Vilardevós organizó ayer unas jornadas de seguridad en la caza mayor y la gestión de poblaciones de caza menor. Este tecor tiene 273 socios y el secretario del coto, Manuel Chaves, afirma que no han tenido incidentes de caza, ni por disparos ni de otro tipo. Además de la ley de caza, en este coto tienen normativa interna y un guarda todo el año, que controla la documentación y asesora. El tecor ha recuperado socios, sumando además aficionados de toda Galicia y de comunidades vecinas que solicitan tarjetas de temporada.

La reducción de poblaciones de especies de caza menor no se acaba de atajar, a pesar de los esfuerzos y las inversiones de las sociedades de cazadores ourensanas. La mixomatosis ha hecho mucho daño al conejo de monte, a lo que se suman otras enfermedades como la neumonía hemorrágico vírica que está arrasando con esta especie. De nuevo en Vilardevós, el tecor local ha conseguido atraer a un buen número de cazadores foráneos precisamente porque aún tiene mucha caza de esta especie. «Hai pouco coello de monte en toda Galicia. Temos unha rede cinexética para repoboar o noso coello, que se adapta moi ben a pesares da enfermidade e temos abundancia del. Facemos unha labor de desinfección de tocos e biótopos, pero este coello saiu da nosa cepa e a enfermidade non lle afecta», explica Manuel Chaves.

Manuel Martínez, presidente de la Mesa Gallega por la Caza, habló a los cazadores de Vilardevós de la gestión de las poblaciones de caza menor. En su obra Claves para o éxito na mellora das poboacións de coello en Galicia, explica que esta especie representa el 75% de las piezas de caza menor en la comunidad, frente al 14 % que suponen las capturas de perdiz. Las enfermedades convertidas ya endémicas, la alteración del hábitat -por el abandono de los usos tradicionales del monte, por los incendios o las plantaciones forestales- han provocado el descenso de una especie que fue abundante. Advierte de los riesgos de introducir especies foráneas.

Publicado en www.lavozdegalicia.es

 

Deja un comentario