La inversión que hay detrás de la montería

armada vehículos rosalejo montería sierra cazas (1)

Sevilla.abc.es publica que, según la Junta de Andalucía, la provincia de Córdoba cuenta con más de 1,2 millones de hectáreas dedicadas a la caza, actividad que genera más de 940 millones de euros al año. Tanto por hectáreas como por volumen de negocio, Córdoba es líder en la región en recursos cinegéticos. No en vano, la provincia es la de mayor número de cotos de Andalucía, con 1.464, de los que 252 son de caza mayor y 1.212 de caza menor.
Si es cierto que la caza genera beneficios también lo es que sus costes son más que elevados. Las cifras que hay que mover para la organización de una montería lo dicen todo. El primer gasto que hay que afrontar es el pago de la finca. La renta que se paga a los propietarios depende de la extensión del terreno y de la previsión de piezas a batir. Por menos de 8.000 euros no se alquila en Córdoba mancha alguna para montear, según los organizadores consultados, que señalan que los precios pueden llegar a los 75.000 o 90.000 euros para las grandes fincas.

Rehalas
Otra inversión es el pago de las rehalas. La participación de perreros depende de la finca a batir. Se puede oscilar de las dos o tres rehalas de una cacería pequeña a las treinta de una gran montería. El precio medio que cobran los rehaleros por participación es de 250 euros más IVA. Así las cosas, antes de llegar a pegar un solo tiro hay que cerrar por adelantado la participación de los podenqueros y reservar una partida que puede superar hasta los 8.000 euros en el caso de las grandes batidas.

Catering
Los organizadores de monterías también se rascan el bolsillo para agasajar a los cazadores. Hoy en día es impensable realizar una batida sin su consiguiente cátering. El gerente de El Capricho, Rafael Sanmiguel, señala a ABC que los precios oscilan entre los 15 euros por persona, en el caso de una montería tipo rancho (el clásico perol) hasta los 35 euros por cazador, en el caso de las cacerías más selectas. Los orgánicos (en el argot montero, los organizadores de cacerías) que vendan los puestos más baratos, con unas 50 personas, tendrán por tanto que reservar 750 euros como mínimo para contratar el catering.

Otro desembolso es el relativo a la retirada de vísceras, para lo cual se está pagando de media 500 euros, aunque la cifra varía según la cifra de piezas abatidas o la lejanía de la finca.
Los orgánicos suelen destinar los ingresos de las ventas de los puestos –desde 150 a 3.000 euros– a la organización de la montería y al pago de los profesionales y servicios contratados. Los beneficios que reciben llegan casi en exclusiva de las reses abatidas, que en el caso del venado se paga entre 2,50 a 3 euros el kilo. En un montería buena, con unos 40 a 50 ciervos abatidos, se pueden rondar los 3.000 kilos de carne, lo que supone un ingreso de más de 8.400 euros para el orgánico. Esa sería, por tanto, su ganancia en este caso tras pagar todo el engranaje que hace posible la cacería.

Publicado en sevilla.abc.es

Deja un comentario