La Guardia Civil de Huesca saca a subasta casi un centenar de armas

Fuente: heraldo.es

 

 

 

Un total de 750 euros ha alcanzado en la subasta de armas llevada a cabo la mañana del lunes en el cuartel de la Guardia Civil de Huesca un rifle de caza mayor modelo Browning FN de calibre 270. Se trata así del lote que ha obtenido una suma más alta. También el que ha contado con un mayor número de pujas: una docena. El arma ha sido así una de las 41 vendidas al mejor postor de un total de 92 puestas a licitación por el departamento de Intervención de Armas de la Comandancia de Huesca, entre pistolas, revólveres, rifles de caza mayor, carabinas y escopetas. En total, las pujas recibidas han superado los 3.000 euros.

“Se trata de armas que nos traen sus dueños cuando se les ha caducado la licencia o han decidido dejar de practicar la caza o el tiro deportivo”, explica el Cabo Primero Catalán, uno de los agentes encargados de supervisar la subasta. “Hay personas mayores, que deben renovar su licencia cada dos años –los mayores de 60- o cada año –los mayores de 70-, lo que puede suponer un coste de 50 ó 60 euros, una cantidad que a muchos jubilados, que salen a cazar una o dos veces al año, no les compensa”, resalta el agente. Como explica el Cabo Primero, los propietarios tienen hasta el mismo momento de apertura de las plicas para recuperarlas, presentando, siempre la licencia o bien con el fin de “transferirlas a un familiar o amigo o bien porque las hayan vendido por sí mismos”. Así, en un principio, eran 144 las armas que iban a ser subastadas. 
Los propietarios son los encargados de fijar el precio de salida. En el caso de que no lo hagan, como explica otro agente, el guardia Amorín, “se les asigna un precio genérico, de 10 euros para las escopetas y de 20 para los rifles y pistolas”. “Son precios, de entrada, muy bajos, pero si el arma lo vale de verdad, va subiendo de valor”, añade el guardia. Las armas se exponen una semana antes de la subasta, que se realiza a sobre cerrado, hasta que se procede su apertura y se concede el artículo a la oferta más alta.
Los compradores interesados deben ingresar con anterioridad en Hacienda el 25% del importe del precio de salida a modo de fianza. En el caso de que se produzca un empate, se resuelve con una nueva puja, en esta ocasión, a mano alzada. Las armas que no encuentran comprador son enviadas a una fundición en Zaragoza. Hacienda se encarga a continuación de ingresar a los vendedores la cantidad obtenida y de devolver a los compradores que se hayan quedado de manos vacías el importe de la fianza.
Rifles, pistolas y ‘airsoft’
En esta edición se han recibido más de 60 pujas, con precios de salida a partir de 10 euros. El segundo lote de más valor adjudicado lo formaba un rifle Santa Bárbara de calibre 300, que ha alcanzado los 550 euros. En el apartado de armas cortas, la mayor puja la ha recibido una pistola modelo Smith and Wesson de calibre 45, una marca popular gracias a la serie estadounidense ‘Corrupción en Miami’, vendida por 151,25 euros. Otra de las curiosidades lo formaba el lote 140, compuesto por un rifle de la modalidad ‘airsoft’ que se utiliza para realizar simulaciones militares. Por otro lado, un rifle Savage de calibre 30.06 y cuyo precio de salida era de 1.000 euros no ha encontrado a ningún interesado.

Deja un comentario