La caza en Extremadura, problemas en el sector cinegético.

 

images_wonke_actualidad_nacional_20110425-coto_privado_caza

Piden cambios en la señalización de cotos tras una oleada de multas en Extremadura.  La federación Extremeña de caza habla de algunos casos que acumulan hasta 14 sanciones en 3 meses. Ha solicitado a la Junta flexibilizar la normativa en el nuevo reglamento.

Hasta 14 denuncias en tres meses, unos 3.500 euros en este tiempo por no señalizar un coto tal y como recoge la norma en vigor: por ejemplo, por no colocar la señal informativa sobre un elemento propio sino sobre una valla o un muro como muchos hacen ahora. Los cazadores piden que se flexibilice la norma para evitar multas por una aplicación estricta que aseguran que no contribuye a mejorar la seguridad ni la señalización, pero que sí está dando un nuevo quebradero de cabeza a los responsables de los cotos de la región. “Si la Guardia Civil aplica a rajatabla la norma, genera muchos problemas porque no es posible cumplir con todo lo que indica y además muchas cuestiones no tienen sentido”, defiende José María Gallardo, presidente de La Federación Extremeña de Caza, que representa a las casi 130 sociedades de cazadores de la región.

El colectivo ha solicitado a la Dirección General de Medio Ambiente que introduzca algunas modificaciones en el reglamento que debe desarrollar la ley extremeña de caza y que se publicará en las próximas semanas. Las conversaciones se han llevado a cabo en el último mes tras un contacto inicial entre la Junta y los cazadores en la que estos le remitieron además los expedientes de las denuncias para mostrar los problemas que estaban originando las sanciones. Tras esas conversaciones, las sensaciones entre los cazadores son buenas. “Se han mostrado muy flexibles y partícipes a mejorar la legislación, cuya estricta aplicación está afectando negativamente a los cotos sociales de caza”, insiste Gallardo. Recuerda que si en los últimos meses hay cotos con 14 denuncias por señalización incorrecta “nos indica que algo no está funcionando bien”.

Las denuncias se venían produciendo desde hace años, aunque a lo largo del último año se han incrementado. Desde la federación lo achacan a una aplicación rigurosa de una normativa y a que esta no está bien redactada. “Es casi imposible señalizar un coto correctamente ahora”, señala Gallardo, que cuestiona que “sobre el papel indican que hay que señalizar todos los accesos al coto, tanto interior como exterior”. “El problema –añade– es que en un coto te puedes encontrar accesos por 20 caminos distintos cada diez metros y según la ley tienes que señalizar todos esos accesos, lo cual no sirve para nada porque la señalización debe ser más amplia y antes, al salir de la carretera”, dice. La ley prohíbe además colocar estas señales sobre alambradas o muros, lo cual “está ocasionando muchas denuncias”. Indica que debe ser sobre un poste y suspender la señal sobre cualquier otro elemento está considerado una falta grave, lo que supone para cada denuncia una sanción de al menos 250 euros.

TRES PUNTOS Por eso la petición de los cazadores incluye suprimir los tres puntos del reglamento que más problemas están ocasionando: “la obligación de colocar señales de primer orden en terrenos no cinegéticos que discurran por el interior del coto o estén enclavados en el mismo; la obligación de colocar señales de segundo orden a lo largo de todo tipo de vías públicas y mantener solo como obligatorias la señalización en autovías, autopistas y carreteras. En el resto de vías públicas, como los caminos, quedaría suprimida. También piden eliminar la obligación de que las señales estén colocadas sobre soportes propios que definen los límites del coto. “Se evitarían las denuncias por colocar las tablillas en muros de piedra o en las alambradas de fincas o autovías”, sostiene la federación. El colectivo se reunirá con responsables de la Guardia Civil. La Junta no ha explicado aún si se asumirán los cambios que solicitan.

 

Fuente: El Periódico Extremadura

Deja un comentario