¿Cuál es el balance de la temporada montera?

7_Bordalo_14-9 montería

La temporada de caza mayor afronta su recta final. A poco más de un mes para que se vuelva a establecer la veda, ABC ha contactado con los organizadores de monterías para pulsar la evolución de las batidas en los montes cordobeses.

Todos son unánimes al considerar que la mala calidad de los trofeos ha deslucido una temporada que ha supuesto un punto de inflexión en la crisis en la que estaba sumida el sector. Además, se daban todos los condicionantes para cerrar una temporada de récord, como ha sido el repunte en la venta de puestos, el buen arranque con los precios de la carne y el acompañamiento de la climatología que, al contrario de años anteriores, ha obligado a suspender o aplazar muy pocas cacerías en lo que va temporada. La lluvia, prácticamente inexistente en el otoño y muy escasa en lo que va de invierno, ha sido débil y compatible con el ejercicio de la caza.

Una ausencia de precipitaciones que tiene la culpa de la mala calidad de los trofeos. «No llovió en la primavera y tampoco el otoño pasado, lo que ha provocado la falta de alimento en el campo y que los animales no se hayan desarrollado», señala el orgánico José Morales. «La calidad de las cornamentas han bajado este año respecto a la temporada anterior», sentencia. Por otro lado, añade que se han visto menos jabalíes en los montes. «Ha habido menos cochinos y eso también ha mermado la calidad de los trofeos por una mera cuestión estadística», apunta.

«Plazas agotadas»

En la misma línea se pronuncia el responsable de Cinegética Los Barrancos, José Morillo-Velarde, quien señala que la temporada ha sido buena en ventas de puestos. «Nosotros hemos organizados 12 monterías y en algunas con las plazas agotadas por adelantado». La nota disonante ha sido la mala calidad de los trofeos. «En jabalíes ha bajado la cantidad y la calidad de los trofeos», señala. A su juicio, los venados capturados este año «han estado en la línea del año pasado, aunque un poco más bajos».

La sensación general es que no ha sido una temporada buena para las monterías mixtas y de machos. «Los animales no han desarrollado del todo su cornamenta por la falta de alimento», apunta Morillo-Velarde.

Esta situación ha obligado a muchos orgánicos ha suspender las cacerías previstas. Es el caso de los propietarios de fincas cerradas. «Nadie montea a pérdidas», señalan fuentes consultadas por ABC. Así, en vista de que la calidad de las cornamentas no era buena y que los animales no tenían gran porte para rentabilizar su carne, cuyos precios han sido muy elevados en el inicio de la apertura de la veda, «ha habido quien ha optado por no montear este año y reservar esos animales para el año que viene», señalan las mismas fuentes.

Publicado en sevilla.abc.es

Deja un comentario