Cabra montés, una especie con buena salud

cabra montés © UNAC

Hace tres años la Asociación de Propietarios de los Terrenos de Caza de Gredos se ponía de acuerdo con la Junta de Castilla y León e iniciaba la gestión de la caza en un inmenso territorio de alrededor de 40.000 hectáreas de esta Reserva Regional, según publica diariodeavila.es.

Entre ellos y la Junta vigilan la población de cabra montés y regulan la caza para mantener el equilibrio. En este sentido se puede afirmar que la reserva goza de buena salud, los cupos de caza apenas varían de un año a otro y la población de cabra montés se ha estabilizado al alza.

Según los censos de los que dispone la asociación entre 2011 y 2015 el número de ejemplares en la vertiente norte de Gredos (en la sur no hay datos fiables porque no se ha podido hacer el censo recientemente) es en la actualidad de 3.877 ejemplares que son casi 400 más que hace cuatro años, sumando eso sí machos, hembras y chivos. Todos ellos evolucionan en positivo ya que los machos han pasado de 1.558 a 1.705; las cabras de 1.440 a 1.618 y los chivos de 481 a 554.
Con Cristina Fernández de Córdoba, ingeniera de Montes de la asociación, hacemos un repaso por la actual situación de la cabra montés y también de la propia asociación y de la actividad cinegética. Lo importante es que a día de hoy la población de cabra montés «no tiene focos de enfermedades peligrosas», apenas es reseñable la boquera en los chivos. Un mal endémico que siempre está ahí es «el furtivismo». Con él se cuenta a la hora de elaborar los cupos de caza, de lo que se encarga la dirección técnica dependiente de la Junta de Castilla y León que es la que autoriza los ejemplares a abatir. En este sentido es cierto que de un tiempo a esta parte la situación apenas varía y los cupos se mueven en las mismas cifras. En la temporada que acabamos de estrenar se ha dado el visto bueno a un cupo de 195 machos de los que 95 saldrán a subasta el  5 de marzo.
Algo que destaca especialmente la ingeniero es que «hemos notado que la gestión está siendo buena sobre todo porque en la zona norte cada vez hay machos más grandes y más viejos» lo que, a juicio de la asociación, pone de relieve «una buena planificación técnica por parte del director, Manuel Díez,  y una buena ejecución por parte de la guardería encabezada por los nuevos celadores mayores, Carlos de la Iglesia y Gloria Suárez».

De hecho, las medias de edad de los ejemplares cazados han ido en aumento en casi todos los rangos pero sobre todo los A1 que en 2015 superan los 15 años en la vertiente norte y los 13 en la sur. Ha habido incluso algún ejemplar cazado con más de 17 años. La conclusión que obtienen en la asociación de propietarios es que no sólo llegan a viejos sino que «podemos cazarlos y sacar un beneficio»; de otro modo «morirían igualmente y se perderían por el camino entre 4.000 y 6.000 euros».

Con la crisis, ¿la actividad cinegética ha ido a la baja? En palabras de Fernández de Córdoba las cosas desde que en 2013 cogieron las riendas hasta ahora «van a mejor». Los ingresos de 2013 a 2014 se incrementaron por encima del 17% y de 2014 a 2015, un 5% más con lo que desde que empezaron con la gestión hasta ahora han subido un 22%. ¿Qué significa esto? Pues entre otras cosas que los propietarios reciben más dinero por el hecho de pertenecer a la reserva. Si en 2013 se pagaba a razón de  19,84 euros la hectárea;en 2014 fueron 23,25 y en 2015 ha sido de 24,29. Esto sólo contando lo que deja la caza de machos, si sumamos las hembras habría que añadir entre un euro y un euro y medio.

Para Fernández de Córdoba es un asunto muy importante porque «hay municipios, sobre todo en la vertiente norte de Gredos, que apenas tienen más ingresos que estos». Supongamos que un pueblo (y son trece los incluidos en la asociación) tiene mil hectáreas… pues recibiría en concepto de 2015 casi 25.000 euros.

Publicado en diariodeavila.es

Deja un comentario