Aragón ultima cambios en la ley de caza por la epidemia de sarna en cabra montés

cabra montés

El Gobierno de Aragón ultima cambios en la ley de caza ante la previsión de que tarde o temprano llegarán ejemplares de cabra hispánica afectadas por sarna en la parte aragonesa de la Reserva de Caza de los Puertos de Beceite, según publica diariodeteruel.es.

El Gobierno de Aragón ultima cambios en la Ley de caza ante la previsión de que tarde o temprano llegarán ejemplares de cabra hispánica afectadas por sarna en la parte aragonesa de la Reserva de Caza de los Puertos de Beceite. Responsables políticos y técnicos del servicio de caza, pesca y medio acuático del departamento de Agricultura de Aragón presentaron esta semana a los presidentes y vocales de los cotos de la reserva un borrador con los cambios que se introducirán en la normativa, que consistirán, básicamente, en incrementar las batidas de cabra montés y a autorizar la caza de animales afectados en época de veda. Eso siempre que fuera detectada la enfermedad en zona aragonesa
La sarna no es de fiar, cuentan fuentes de Medio Ambiente. En zonas como la Sierra de Cazorla (Jaén), la enfermedad diezmó la población de cabra hispánica en dos años.
Este no es el caso de los Puertos de Beceite, donde, después de dos años de lucha contra la enfermedad en la parte catalana de la Reserva, la epidemia apenas ha avanzado unos kilómetros en Tarragona, según fuentes del departamento de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Generalitat de Cataluña. La introducción de medidas a tiempo, señalan algunas fuentes, como el incremento de los cupos de caza (se duplicaron el año pasado) ha sido clave para que la enfermedad no se extienda tan rápidamente como ocurrió en Cazorla.
La Generalitat de Cataluña mantiene el operativo de vigilancia y contención de la expansión de la sarna en la cabra en la comarca Terres de l”Ebre, lo que incluye la realización de censos de la población de cabra.
Según el departamento de Agricultura catalán, la enfermedad se ha podido contener en la misma zona afectada y apenas había avanzado hasta finales del año pasado con respecto a un año antes, manteniéndose el patrón de afección invernal, con la localización de ejemplares afectados de diciembre a abril.
Según explicó Manolo Royo, presidente de la Federación catalana de caza y miembro de la Junta Consultiva de la Reserva, el brote “se ha estancado, o al menos lo parece”, y “en época de celo se han encontrado algunos ejemplares fuera del área donde se localizó el brote, pero el avance es lento”. Al parecer, los nuevos ejemplares avistados que podrían padecer la enfermedad “se han localizado hacia el sur de la reserva, más en dirección hacia Valencia que hacia Aragón”.
El año pasado, la Reserva autorizó la caza de 170 ejemplares de cabra montés, el doble de la media. “Creemos que este año se mantendrá la misma tónica, porque la enfermedad continúa y no está erradicada”, dijo Royo. No en vano, el incremento de los cupos de caza es una medida también económica, ya que los ejemplares tienen un precio, y la intención es “aprovechar al máximo todos los animales más viejos”, subrayó el presidente de la Federación catalana.
En cuanto a las medidas en Aragón, desde el departamento de Agricultura únicamente señalan que se pondrá en marcha una “estrategia” a seguir para saber cómo actuar si la sarna llega a Aragón, algo que no está previsto que ocurra, según fuentes medioambientales, en 2016, a pesar de la gran movilidad de estos animales, que pueden moverse decenas de kilómetros en horas.
Aragón propone aumentar las analíticas en animales que se cacen para detectar la presencia de la enfermedad. Y?es que puede haber animales cuya apariencia externa sea normal y que no tengan síntomas, pero que, sin embargo, sí estén afectados por la sarna.
Por otra parte, los cambios en la normativa de caza también pasarían por autorizar batidas fuera de la temporada de caza, incluso en zonas donde no hay cabra montés de manera habitual. Estas medidas entrarían en vigor después del mes de mayo, ya que hasta entonces todavía se puede cazar cabra montés en la reserva.
El nuevo borrador con la modificación de la normativa de caza en Aragón todavía ha de ser autorizado por los Consejos regionales de caza.

Avance lento en Cataluña y hacia el sur de la Reserva
En Cataluña, la presencia de cabra se mantiene también en los mismos municipios, aunque se han empezado a detectar casos en el municipio de Paüls, situado a dos kilómetros al sur del frente principal. Asimismo, desde el departamento de Agricultura de la Generalitat señalan que ha habido “un caso aislado a cuatro kilómetros de distancia” de la zona principal.
En este sentido, los municipios catalanes más próximos a la Comarca del Matarraña mantienen afección: Horta de Sant Joan (donde se detectó el brote en 2015), Paüls, El Mas de Barberans, Roquetes, Tortosa. Según informó la Generalitat de Cataluña el censo en la Reserva de caza es de 3.600 ejemplares de cabra hispánica.
Como consecuencia de la afección, la población de cabra salvaje en las poblaciones de Horta de Sant Joan, Bot, Prat de Compte, Gandesa y Pinell de Brai se han reducido ostensiblemente.

Publicado en diariodeteruel.es.

Deja un comentario