Castilla y León, más cara y limitada

Fuente: deia.com

Poco a poco se van conociendo las distintas órdenes de vedas para la temporada de caza 2012-2013. Ya se han publicado por ejemplo las de La Rioja, Castilla-La Mancha, Extremadura o Andalucía, pero la que sin duda concita mayor interés para varios miles de cazadores vascos son los de Castilla y León, que además empieza esta temporada con mal pie tras subir el precio de las licencias de caza un 55,5%, pasando de los 27 euros de la campaña pasada hasta los 42 actuales y alimentando fuertes críticas desde la Federación de Caza de Castilla y León, que incluso se llegó a plantar antes del Consejo de Caza autonómico.

El aumento de impuestos, tanto en la caza como en la pesca, entró en vigor el 1 de enero, aprobada la Ley de Tasas tributarias y Administrativas en las Cortes castellanas donde el PP cuenta con una amplia mayoría, y donde la oposición votó en contra. La Federación, dirigida por Santiago Iturmendi, publicó el mes pasado un duro comunicado “cansados y hartos de tantos abusos y desde tantos frentes”, criticando a su propio gobierno autonómico por “no respetar ni valorar la actividad cinegética”, y acusando a su administración medioambiental de “desidia, inoperancia, abandono y expolio económico”. La Federación demanda una mayor autogestión, la recuperación de ayudas al hábitat y conservación de especies, además de una agricultura sostenible con buenas prácticas, mayores medios para el personal de los servicios medioambientales y el desarrollo reglamentario de la Ley de 1996, al tiempo que reivindicaba el papel federativo en defensa del medio ambiente, ya que “los intereses de la agricultura, la ganadería y la caza deben ir de la mano”. Ya veremos si se les escucha. De momento se aprecia una bajada del número de licencias, aunque todavía no se sabe cuántas.

CEDER A PRESIONES

El pasado 27 de junio se publicó en el Boletín Oficial de Castilla y León, número 122 la Orden Anual de Caza por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. En líneas generales no ofrece muchas novedades respecto a años anteriores, salvo la limitación -otra más- del cupo de codornices diario por cazador a abatir en media veda, que desciende de treinta y cinco pájaros hasta los treinta. Por supuesto, también con las críticas federativas, que califican de error ceder a presiones ecologistas para poner una cifra máxima genérica en una comunidad tan extensa y con realidades tan diferentes.

Por cierto, una cifra de cupo que, salvo en contados cotos de los denominados “de postín” de algunas zonas de Burgos o Palencia, buena parte de los cazadores vascos ni recuerdan cuándo pudieron ver en un mismo día desde hace al menos una veintena de años. Además, las expectativas actuales para la codorniz no asoman nada halagüeñas, en vista de la excesiva humedad y el mal tiempo primaveral.

Los más optimistas hablan de un mayor reparto peninsular para la pequeña cotúrnida africana, lo que siempre iría a la contra para las zonas tradicionales, donde apenas se han dejado oír y menos ver en las fechas más propicias, pero no adelantemos acontecimientos a mes y medio de la apertura. Porque la media veda, a falta de confirmar por los servicios territoriales, comenzará, según la Orden Anual de Caza, no antes del 15 de agosto y terminará el 15 de septiembre, con un máximo de veinte días hábiles para la codorniz, tórtola común, paloma torcaz, urraca, corneja y zorro. Ambas palomas no se podrán cazar hasta el 22 y hay un cupo diario máximo de ocho tórtolas.

En cuanto a la temporada de caza menor en general, esta arrancará el cuarto domingo de octubre aunque la caza de migratorias en puestos se abrirá entre el 1 de octubre y el 30 de noviembre. La caza mayor depende de cada especie, aunque el jabalí empezará la temporada el último domingo de septiembre, hasta febrero de 2014.

 

 

Deja un comentario