El virus de la rabia era inactivo cuando el cadáver de la perra se tiró al vertedero

Fuente: abc.es

Pese a la polémica que se pretendió crear este viernes al conecerse que la perra infectada por rabia fue arrojada al vertedero sin respetar el protocolo, el propio delegado de la Junta, Fernando Jou, ha lanzado un mensaje de tranquilidad, asegurando que «cuando el animal fue arrojado al vertedero» el virus era ya totalmente inactivo. Jou se pronunció así en rueda de prensa al ser preguntado por el envío al vertedero del cuerpo de la perra que había mordido a cinco personas antes de ser abatida y que dio positivo en la prueba de la rabia.

El Delegado de la Junta ha defendido que el Gobierno castellano-manchego tomó «todas las medidas, todas las garantías necesarias para asegurar y garantizar la salud de los ciudadanos», si bien ha admitido que «en algún momento pudiera ser que no se hicieron las cosas lo bien que pudieran haberse hecho por parte del Ayuntamiento». Un hecho, ha señalado Jou, sobre el que los servicios de Agricultura y Salud Pública están realizando un informe. No obstante, ha querido reiterar el mensaje de tranquilidad ya que, según ha explicado, el virus de la rabia permanece activo en el cadáver del animal 24 horas, mientras que del cuerpo se deshicieron tres días después, cuando «el virus era ya totalmente inactivo».

El alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, se mostró muy ofendido con las informaciones publicadas al respecto del protocolo seguido por las autoridades locales en el asunto del «perro rabioso sacrificado». «Me parece un acto de irresponsabilidad política por parte de Fernando Jou, y puede crear un problema al Servicio de Salud de la Junta y a sus técnicos», indicó Page, visiblemente enfadado. «Nosotros tenemos la responsabilidad que marca la ley, pero el Consorcio Provincial y la Junta son los responsables máximos en este asunto, y los que han dado las órdenes. Además, el vertedero es competencia de la Diputación Provincial, pero es una pena que todo se politice de esta manera», zanjó el asunto.

Desde el PP, sin embargo, la concejal del PP, Angela Moreno-Manzanaro, aseguró que su grupo tendrá que pedir responsabilidades y, desde luego, «el Ayuntamiento, que es el responsable de todo lo relacionado a animales en la ciudad de Toledo, es su competencia,debería dar una serie de explicaciones de por qué ha sucedido esto y en un caso tan grave que ha causado daños a varias personas». «Es una irresponsabilidad que el perro muerto se tire con toda la naturalidad del mundo a un vertedero normal». «El perro puede venir de otra localidad, pero donde suceden los hechos es en Toledo». «Una vez más, el Alcalde echa la culpa a otros de lo que es responsabilidad suya», dice.

Deja un comentario