De vacaciones con tu perro

Fuente: abc.es

El 82% de las mascotas viajan en turismos, sobre todo los perros, pero los fabricantes de automóviles aún no se dirigen en demasía a sus dueños, que probablemente estarían dispuestos a añadir extras que facilitasen viajar con el can en el interior en las condiciones de seguridad más adecuadas.

Para cualquier dueño de perro que viaje habitualmente por carretera con él, hay 2 cuestiones fundamentales: la seguridad y la higiene.

Sobre la primera, es fundamental. Pero el Reglamento de Circulación sólo señala, en sus artículos 18.1 y 3.1, que «transportar un animal suelto que pueda interferir en la conducción puede ser sancionado con multa de hasta 100 euros. Cuando se lleven sueltos varios animales o un animal sentado en el regazo del conductor, los hechos podrían considerarse como conducción negligente (infracción grave), castigada con multa de 200 euros».

No sólo para evitar la multa, sino para garantizar que, en caso de frenazo, nuestro perro no salga disparado existen en el mercado sencillos mecanismos de protección, como arneses que enganchan al cinturón de seguridad o barreras separadoras (fijas o desmontables) fáciles de instalar en cualquier coche.

Además, la mayoría de marcas ofrece, sobre todo en sus modelos más grandes, una separación física entre maletero y asientos traseros. Con un coste de entre 200 y 300 euros Volkswagen. por ejemplo, propone una rejilla desmontable en el Golf y Volvo da la posibilidad de añadir una red de nylon para el V40.

Menos habitual es la opción de la rejilla divisora longiditudinal de maletero, que divide la cavidad en 2 y es ideal para transportar 2 perros o uno dejando la mitad del espacio para otras cosas. Saab, Audi y Toyota son marcas que ofrecen esta opción, siempre en sus modelosfamiliares.

El coche, limpio

Estas medidas sólo ayudan para la cuestión de seguridad pero, ¿qué pasa con la higiene? Tener el interior limpio viajando con perro es casi misión imposible, sobre todo si el perro suelta mucho pelo o lo metes mojado… Además, las tapicerías suelen ser difíciles de aspirar. A su vez, los fabricantes no terminan de darse cuenta de este filón y apenas hay extras disponibles.

La mayoría ofrece suelos de goma antideslizantes de maletero. Porque si la tapicería es difícil de aspirar, más lo es el piso del maletero, por lo que esta opción está altamente recomendada por su practicidad y precio: dependiendo marcas, supondrá entre 80 y 150 euros.

BMW aporta más soluciones en relación a nuestros perros, pues entre sus opciones figura unarnés de seguridad, disponible en 3 medidas, y una cubierta protectora para los asientos traseros que, a diferencia de las que venden en tiendas de accesorios para animales, también seadapta a las puertas del coche, es impermeable y repele la suciedad. Con un precio que ronda los 100 euros, es compatible hsta con la Serie 1.

Con todo, estamos a años luz del mercado estadounidense, donde hace tiempo que descubrieron un filón de 70 millones de perros domésticos, y que en consecuencia el «conductor-dueño de perro» exhibe un sugerente perfil. En 2008, Toyota lanzó en aquel mercado toda una gama de accesorios dog friendly para su modelo Venza, que incluían desde fundas de plástico para los asientos individuales hasta una red separadora de asientos delanteros y traseros o incluso unacesta colgada del asiento para transportar perros pequeños.

Un año después, Honda se atrevió con la versión canina del popular Element, un coche totalmente pensado para perros, con una tapicería fácil de limpiar, zona acolchada y armazón para meter al can, además de rampa desde el maletero a la calle para mascotas de movilidad reducida y ventilación asistida específicamente pensada para que el perro no pase calor. En todo caso, las firmas automovilísticas van dándose cuenta de lo importante que es para los dueños de perros que estos viajen cómodos y seguros.

Deja un comentario