La repoblación de conejos, a través de seis cámaras de vídeo

Foto: R. LEIRO / Las cámaras han resultado de increíble utilidad para el control del conejo.
Foto: R. LEIRO / Las cámaras han resultado de increíble utilidad para el control del conejo.

Hace un año, el tecor de caza de Portas adquiría seis cámaras de vídeo para poder controlar sus terrenos, y estudiar, de la mejor manera posible, la repoblación de conejos, publica lavozdegalicia.es.

Un seguimiento exhaustivo durante un año les ha permitido conocer, al fin, todos los entresijos que rigen este asunto.

«Algúns chámanas cámaras de caza, pero é que nós non as usamos para esa función», cuenta Manuel Martínez, presidente de los cazadores de Portas. «Por uns 200 euros puidemos facer un auténtico estudio que nos ensinou moitas cousas. Algunhas xa as sospeitabamos, pero aínda así, agora, puidemos confirmalas».

Terminada la temporada de caza del conejo, comienza la repoblación del monte. Un proceso complicado debido a la mala supervivencia de esta especie y la cantidad de peligros que se encuentran en la zona.

«Os problemas comezan xa na madrigueira artificial. Grazas ás cámaras puidemos comprobar como os coellos pelexan entre eles e chegan a acabar coa vida de varias camadas. Unha primeira proba complicada», narra Manuel. «É un animal que basa a súa vida no coñecemento do terreo, polo que unha vez aberta a madrigueira, o animal vai avanzando moi pouco a pouco».

Gracias a las grabaciones, los socios del tecor pudieron comprobar cómo el conejo tiende, a medida que crece, a trasladarse a lugares abiertos, lo que los expone más fácilmente a los depredadores locales como los gatos salvajes, o las aves; llegando a convertir la zona en un comedor.

«O problema é que tampouco hai unha solución sinxela para estes problemas. Nesta comunidade non hai ningunha lei de control de depredadores co cal, non hai maneira de evitar que os coellos sirvan de banquete», afirma Martínez. «A problemática é grave porque poderiamos quedar sen coellos de aquí a uns anos. Non é un tema menor, pero non parece que preocupe demasiado ás Administracións».

De momento, Manuel continúa observando el crecimiento de estos conejos, velando por su supervivencia a través de la pantalla.

Publicado en lavozdegalicia.es

Deja un comentario