Pagará 210.000 euros al cazador al que hirió de un disparo fortuito

El grave accidente entre dos cazadores ocurrido en enero 2013, en Cenlle (Orense), llegó ayer a la sala del Juzgado de lo Penal 2, según publica laregion.es.

El acusado, J. L. F. R., cuyo disparo incidió en la cabeza de su compañero tras rebotar en una piedra, indemnizará con 210.000 euros al cazador herido, en concepto de responsabilidad civil, de los que se hará cargo su compañía de seguros. A título personal, el encausado deberá abonar al Sergas 130.000 euros, derivados de los gastos de asistencia.

J. L. F. R. quedó absuelto de la falta de lesiones por imprudencia leve, ya que esta infracción quedó despenalizada por la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, de reforma del Código Penal. La acusación particular, que le imputaba un delito de lesiones por imprudencia grave, se adhirió finalmente al escrito del ministerio público.

El trágico accidente ocurrió la mañana del 12 de enero de 2013. El acusado había acudido a cazar junto a la víctima y otras personas a un monte del concello orensano de Cenlle. Asignados los puestos por el jefe de la cuadrilla, tanto el acusado como la víctima se movieron del lugar original sin estar autorizados para ello, según recoge el relato de los hechos de la Fiscalía. Estaban en la carretera que va de Valdepereira a Cenlle, en las inmediaciones de las viñas de la Cooperativa Vitivinícola del Ribeiro.

Siguiendo a un jabalí, el acusado realizó dos disparos, con tal fatalidad que el último de los proyectiles impactó sobre una pequeña piedra del terreno. El rebote hizo que se desviara la trayectoria, impactando finalmente contra el cráneo de la víctima, que en ese momento estaba encorvado. Como consecuencia de estos hechos, la víctima sufrió un traumatismo craneoencefálico que lo incapacitó permanentemente.

Publicado en laregion.es.

 

Deja un comentario