UPyD acusa a Medio Ambiente de imponer “el tiro al blanco” al mapache

Fuente: el pais.com

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Madrid dio vía libre el lunes a la caza y muerte del mapache y la cotorra en la región por ser especies invasoras, lo que, a juicio de  UPyD, supone que “el consejero Borja Sarasola ha establecido el tiro al blanco contra estos dos animales en la Comunidad de Madrid, en lugar de elaborar una estrategia seria de erradicación” de estas especies foráneas.

 

En un comunicado, el diputado de UPyD en la Asamblea de Madrid Gabriel López  considera una “tomadura de pelo” trasladar a los ciudadanos que este problema se resuelve “pegando cuatro tiros de cazadores” y que, con la disposición publicada el pasado 15 de julio en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, la Consejería de Medio Ambiente “enmascara su falta de compromiso”. La Comunidad lamenta por su parte que se les critique “haber tomado una decisión para combatir una plaga con graves riesgos para la fauna autóctona y también para la salud de los ciudadanos”.

La disposición establece que, en función del Real Decreto 1628/2011, por el que se regula el listado y catálogo español de especies exóticas invasoras, “se permite la captura y muerte de cualquier ejemplar de cotorra argentina, cotorra de Kramer y de mapache, durante la práctica de cualquier actividad cinegética autorizada, incluidas las contempladas durante el período hábil de caza” y a los 179 municipios de la región “durante todo el año y en todos los terrenos sobre los que ostenten su titularidad, gestión o administración”.

“Dar permiso a los cazadores para la captura de mapaches y cotorras no es la gestión que necesita Madrid”, subraya López, para añadir que estas especies invasoras, a pesar de subuena prensa y de su aspecto amigable, pueden ocasionar “graves perjuicios” en la producción agrícola, ganadera y forestal, y en la salud pública. Hace unos meses, UPyD solicitó en la Asamblea de Madrid que se establecieran estrategias integrales de gestión, control y posible erradicación de especies exóticas invasoras, ha recordado el diputado.

Hasta hasta diciembre de 2011, mapaches y cotorras eran vendidas como mascota y muchas terminaron abandonadas. La proliferación de abandonos es una de las principales amenazas para la biodiversidad y representa además un problema para la salud pública que causa graves perjuicios” para la agricultura, la ganadería, la pesca y los usos forestales.

Las cotorras son particularmente agresivas con palomas y gorriones, a los que obliga a emigrar, y transmitir al hombre la ornitosis. En cuanto a los mapaches, es un depredador omnívoro, muy agresivo y con una gran capacidad de adaptación que provoca un fuerte impacto en la cadena alimentaria. Desplazan de su entorno a las nutrias al formar núcleos familiares de 15-20 individuos y su dentellada es un transmisor potencial de la rabia y otras enfermedades parasitarias. El Gobierno regional ha capturado 300 en los últimos cuatro años.

Deja un comentario