España, principal cazadora de trofeos fuera de sus fronteras

Los últimos datos que la Real Federación Española de Caza ha conseguido recopilar (2013) indican que en España hay cerca de un millón de licencias de caza. Una actividad que muchos practican como forma de ocio y relación social, que se materializa en la caza menor y la caza mayor, según publica lavanguardia.com.

El tamaño de la pieza determina el tipo de caza, que en el caso de la mayor suele estar ligada a la exhibición y al orgullo, lo que se conoce como trofeos de caza. Desde los años 50 del siglo pasado se determinan y homologan los trofeos de caza, actividad que hoy desempeña la Junta Nacional de Homologación de Trofeos de Caza, órgano dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Desde la década de los 50 hasta 2010 se han homologado 62.352 trofeos de especies españolas, una cifra que desde los años 90 ha vivido un incremento notable.

Pero existen trofeos de caza que llegan de fuera de España. El comercio internacional de trofeos de caza es una fuente importante de negocio y de turismo, que en muchos casos corre de forma paralela al tráfico ilegal de especies. Estados Unidos encabeza esta práctica a escala global, mientras que en Europa los datos del Convenio sobre comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES) señalan a España como líder en importaciones de león (entre 2004 y 2013). Le siguen Francia y Alemania.

Porcentaje de cazadores por países

La muerte del león Cecil, en julio del año pasado, puso el foco sobre la caza recreativa. Entre 2005 y 2014 Estados Unidos importó más de 1,26 millones de trofeos de caza de forma legal, según datos de la Agencia Estatal de Pesca y Vida Salvaje.

En Europa, entre 2003 y 2013 CITES contabiliza más de 117.000 trofeos de 87 animales distintos, con el elefante africano como el más preciado (más de 14.500 ejemplares), seguido por el hipopótamo (14.205), el oso negro americano (12.077), el leopardo (4.016) y el león africano (3.308).

.

España, que aparece como el primer país europeo en importaciones de trofeos de caza, sigue prácticamente a rajatabla esta clasificación por animales, como se puede observar en el gráfico. Excepto en el caso del elefante, cuyo trofeo son los colmillos, se suelen importar los animales enteros, aunque en ocasiones lo que también se colecciona son el esqueleto y la calavera y piel (cocodrilo y oso negro).

Publicado en lavanguardia.com.

 

 

Deja un comentario