Celebran sin éxito otra batida de lobos en la sierra de Cuana

Fuente: elcomercio.es

Durante la mañana de ayer se celebraba en los montes de la sierra de Cuana una nueva batida de lobos, que concluyó sin éxito. Ni tan siquiera se llegó a divisar a alguno de los ejemplares que llevan semanas atacando en este espacio al ganado. El batallón de control lo formaron alrededor de 15 personas de las guarderías del Principado y los cotos de caza de Onís, Cangas de Onís, Llanes y Cabrales, convenientemente armados, que contaron con el apoyo de ganaderos y cazadores de los tres concejos que comparten territorio en esta sierra, sumando en total más de medio centenar de personas. Si la actuación se iniciaba alrededor de las siete de la mañana, hasta pasadas las nueve no comenzaba a remitir la espesa niebla, lo que dificultó en exceso la búsqueda de estos cánidos.

Los ganaderos esperaban tener más suerte en esta nueva batida que en las anteriores, ya que hace escasas semanas se pudieron divisar dos ejemplares en la zona conocida como Vega de Llames, en Santianes del Agua (Ribadesella). Que se conozca hasta el momento, el último ataque ocurrió hace pocas jornadas en la zona alta de la localidad de Igena, donde el lobo se cobró la vida de una xata. Desde la Consejería de Agroganadería se confirmaba durante la mañana de ayer que de nuevo se había cerrado un control «sin éxito» y, aunque no se descartaron nuevas campañas, no se quiso tampoco concretar una próxima fecha.

 

La postura de Agroganadería ha sido hasta el momento prolongar estas batidas hasta que se obtengan resultados positivos, o al menos así lo esperan los ganaderos. A pesar de ello, la directora general de Recursos Naturales, Fina Álvarez, reiteraba en su polémico discurso durante la fiesta del Pastor que la política del Principado es «controlar a la población del lobo de manera que los daños sean mínimos pero que se garantice la supervivencia de la especie».

También respondió el Ejecutivo regional ayer a las acusaciones vertidas por el grupo parlamentario Foro Asturias, que les acusa de «ocultar sospechosamente los ejemplares de lobo abatidos al amparo del programa anual de actuaciones». «No hay ningún afán de ocultación», se limitó a contestar la Consejería. El diputado casquista en la Junta General, Juan Ramón Campo, denunciaba ayer la falta de información recibida por parte del Principado pese a haber formulado por escrito numerosas cuestiones referentes a ese plan de actuación, y manifestaba su «sospecha» de que no se está cumpliendo lo dispuesto en relación a los ejemplares que debían abatirse en cada una de las zonas afectadas por la presencia de este cánido.

La problemática del lobo ha logrado movilizar a los ganaderos de la zona oriental. En las últimas semanas han sido tres las concentraciones realizadas por este gremio. Con ellas pretenden que se les escuche y se les dé algún tipo de solución definitiva al problema del cánido, porque dicen estar «hartos» de los mismos discursos, tanto del Principado, como de la propia dirección del Parque Nacional de los Picos de Europa.

Deja un comentario