Jabalíes muy caros

Fuente: diariodeburgos.es

La Ley de Caza responsabiliza de los daños producidos por las   piezas de caza en los terrenos cinegéticos a los titulares de los cotos y lo habitual hasta ahora era tener que afrontar los gastos de los accidentes de tráfico que originan corzos y jabalíes. Para ello, las sociedades de caza contratan seguros de responsabilidad civil on costes muy elevados, pero la sentencia de la Audiencia Provincial de Burgos del pasado 5 de julio va más allá y condena a la Sociedad de Tiro, Caza y Pesca del Valle de Mena a indemnizar con 5.746 euros a los propietarios de unas parcelas de  la localidad de Ungo por los daños que los jabalíes produjeron en la hierba o heno delas mismas en 2102.

 

La Audiencia considera que resulta de aplicación la Ley de Caza para «los daños producidos en los cultivos agrarios por las piezas de caza». En este caso se trata de heno o hierba con destino al ganado.  La sentencia inicial del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Villarcayo fue recurrida por la sociedad, que ha preferido no hacer valoraciones, pero la Audiencia Provincial la ha confirmado en todos sus extremos.

Consideran los magistrados que «no hay duda de que la producción de los daños» fue cosa de los jabalíes que escarbaron en el terreno con el hocico como es habitual en ellos. No era la primera vez que se producían los daños, pero la sentencia indica que se está notando «un incremento» de la población de jabalíes en el Valle de Mena. Para contrarrestar este incremento y sus perjuicios, la sociedad menesa de caza que tiene 425 socios y 22.000 hectáreas de terreno, el coto más grande de Castilla y León, cumplió su plan cinegético  «hasta el extremo de solicitar y obtener autorizaciones de la Junta de Castilla y León para cazar más animales de lo s que permitían las disposiciones vigentes en materia de caza», como indica la sentencia.

La sociedad, según cazadores consultados por DB, cazó dos fines de semana más tras el fin de la temporada ante la proliferación de jabalíes en el Valle de Mena. Como ejemplo, estos cazadores explican que esta sociedad de caza afrontó el pasado año 70 siniestros en las carreteras menesas provocados por corzos o jabalíes.

Las fincas afectadas por los jabalíes forman parte del propio coto de caza, pero la Audiencia Provincial indica que sus propietarios pueden beneficiarse de esta indemnización, igual que si un socio del coto sufriera un accidente de tráfico por un animal salvaje en el Valle de Mena. Estaban valladas con alambre, pero el jabalí levanta la malla y accede a su interior. Los propietarios de las parcelas de Ungo pusieron en conocimiento del coto los hechos antes de formular la demanda, por lo que la Audiencia Provincial dice que «no son ellos los que debían haber tomado medidas -de protección de las fincas-, sino en todo caso el coto, una vez advertido de la existencia de los daños y de la intención de los propietarios de acudir a la acción judicial».

Frente a ello, los cazadores consultados por DB aseguran que esta sentencia es «demoledora» y puede acabar con las sociedades de caza por no poder afrontar los costes de demandas similares ni de medidas de protección para todas las fincas de cultivo existentes en los cotos. Vaticinan que si las sociedades de caza colgaran las escopetas, la proliferación de animales causaría aún mucho más daño que ahora en las carreteras y en las fincas.

One Comment

  1. La ley de caza es absurda pues si un animal es salvaje y anda libre no puedo ser yo responsable de sus andanzas, y menos cuando un bicho de estos baila 50 Km en una noche.

Deja un comentario