Varias comunidades buscan regular la caza en olas de frío

Varias comunidades autónomas trabajan en un protocolo común de actuación para regular la caza de aves cuando éstas se refugian en la cornisa cantábrica huyendo de las olas de frío del Norte de Europa. Se trata de un proyecto en el que toman parte Euskadi, Navarra, Asturias, Galicia y Cantabria, y que se desarrolla aprovechando la financiación del Ministerio de Medio Ambiente, según publica noticiasdegipuzkoa.com.

Según explican sus promotores, la iniciativa persigue “evitar mortandades elevadas” por actividad cinegética, algo que desde la Oficina Nacional de la Caza califican como un “auténtico sinsentido”. “No hemos detectado ningún problema entre las poblaciones de aves migratorias. De hecho, si lo hubiera, seríamos los primeros en tomar medidas -como ya estamos haciendo con otras especies-, porque la inmensa mayoría de los cazadores somos conservacionistas y nos preocupamos por mantener el equilibrio del ecosistema”, aclara el portavoz de la ONC, Óscar Beltrán.

Lo que llama la atención de este protocolo es que busca fijar las condiciones en las que debe prohibirse la caza aunque en las comunidades que conforman la cornisa cantábrica no se esté dando una situación meteorológica excepcional. En anteriores olas de frío, apuntan responsables del proyecto, se han adoptado medidas de restricción temporal de la caza, “pero tras comunicaciones informales” entre las distintas comunidades para conocer qué medidas estaba adoptando cada una de ellas.

“Lo que no se ha producido es una coordinación formal porque tampoco había un protocolo aprobado y aceptado por todos”, agregan las mismas fuentes. Aunque las comunidades no se han fijado un plazo para la puesta en marcha de esta iniciativa, la intención es que pudiera entrar en vigor en la segunda mitad de 2016.

El portavoz de la ONC, organización de la que forma parte Adecap, tampoco entiende que el proyecto vaya más allá de los denominados días de fortuna, que ya están regulados en cada comunidad. La Ley de Caza vasca, aprobada en marzo de 2011, establece al respecto que se prohíbe la actividad cinegética en aquellas jornadas en las que que, como consecuencia de temporales, incendios, inundaciones, sequías, heladas u otras causas, los animales “se vean mermados en sus posibilidades normales de defensa u obligados a concentrarse en determinados lugares”.

Sin problemas

Para los cazadores vascos también resultan incomprensibles este tipo de medidas. “Una cosa es que estos hechos se vean producidos por las condiciones meteorológicas en Euskadi, en este caso no existiría ningún problema, sobre todo en lo que se refiere a especies más sensibles como la becada. Pero otra muy distinta es que la ola de frío afecte exclusivamente al norte de Europa y conlleve el cierre la caza en toda la Cornisa Cantábrica, mientras en otras comunidades se caza con normalidad”. “Por poner un ejemplo -prosiguen-, los cazadores vascos se pueden encontrar con la curiosa situación de que exista una ola de frío en el norte de Europa, en su comunidad haga buen tiempo, y resulta que las administraciones vascas puedan cerrar todo tipo de caza por ese motivo. Mientras en Burgos, Aragón o La Rioja se pueda cazar con absoluta normalidad”.

Por todo ello, y a la espera de conocer la opinión de todas las instituciones implicadas en la iniciativa, Beltrán anuncia medidas por parte de la ONC, si el protocolo de actuación acaba aprobándose. “Presentaremos alegaciones y hablaremos con quien haga falta”, zanja el responsable de la Oficina Nacional de la Caza.

Publicado en noticiasdegipuzkoa.com.

Deja un comentario