Cazadores y agricultores logran controlar la población de conejos en el sur de Cordoba

Fuente: El diario de Cordoba.

El avance de la vendimia en el marco Montilla-Moriles confirma las buenas previsiones de cosecha adelantadas hace varias semanas por el Consejo Regulador, que situaban en unos 60 millones de kilos de uva el aforo con el que concluirá la presente campaña. En esta cifra, que representa el doble de la del pasado año, no sólo han influido las lluvias registradas durante el invierno, así como las altas temperaturas y la baja humedad que han caracterizado las últimas semanas, sino que también ha resultado determinante la labor desarrollada por la Sociedad de Cazadores de Montilla para controlar la superpoblación de liebres y conejos en muchos de los pagos del marco vitivinícola.

“Este año, los daños ocasionados por conejos y liebres a nuestros cultivos han sido escasos en comparación con el anterior”, confirmó el gerente de la cooperativa La Unión, Antonio Martínez, quien se mostró convencido de que “ello obedece, en buena medida, a la actuación que ha venido manteniendo la Sociedad de Cazadores”.

Los daños que estos lepóridos vienen ocasionando en los últimos años en los cultivos de la zona traen de cabeza a los agricultores de la comarca.

“Los conejos y liebres están produciendo importantes perjuicios tanto en las viñas como en el olivar y en los cereales”, destacó Martínez, quien explicó que la baja altura de las cepas tradicionales del marco favorece el alcance a los nuevos brotes. “Los agricultores tienen que echar mano de su ingenio para combatir a estos roedores y evitar, en lo posible, los deterioros que producen”, comentó.

Junto con el uso de repelentes que, según los viticultores, ofrecen pocos resultados, en las nuevas plantaciones de espaldera se hace imprescindible la utilización de protectores o mallas metálicas. Con todo, los cooperativistas del marco Montilla-Moriles coinciden en señalar que el mejor sistema para el control de la plaga de conejos es la actuación de los cazadores que, con sus diferentes sistemas de caza, mantienen a raya la población de lepóridos hasta restablecer un equilibrio en el número de animales que minimiza los daños que ocasionan en los cultivos de la Campiña Sur

Deja un comentario