La Generalitat propone explotar y vender un tercio de los montes de la Comunidad Valenciana

Fuente: laverdad.es

Sobra masa forestal y ese exceso no sólo no se aprovecha, sino que es un peligroso combustible ante incendios como los que hace un año arrasaron 50.000 hectáreas en la Comunitat Valenciana. La Generalitat pretende ahora dar un giro a esa situación, matar dos pájaros de un tiro. El objetivo es acabar con más de dos décadas de abandono de los usos forestales y sacar todo el rendimiento posible al monte con el propósito de aportar riqueza y empleo a los pueblos del interior.

 

¿En que cantidad? Los expertos de la Conselleria de Medio Ambiente calculan que un tercio de los montes valencianos, un equivalente a 364.500 hectáreas, podrían generar riqueza económica. Eso significa vender la madera a empresas que la transforman para conseguir energía térmica y eléctrica. Y también el mejor aprovechamiento de los terrenos forestales para caza, uso turístico, pastoreo, frutos silvestres…

Estos son los ejes del Plan de Acción Territorial Forestal (Patfor) que la Generalitat presentó en mayo. Ayer, la consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig, asistió a la primera reunión de la Plataforma Forestal Valenciana (PFV). El organismo agrupa a una veintena de implicados, desde municipios forestales, asociaciones de propietarios de terrenos, agricultores y expertos universitarios.

El objetivo del encuentro fue comenzar a desarrollar el plan y, en especial, mostrar estrategias que hagan posible saltar el gran bache: la histórica falta de rentabilidad que ha llevado a los propietarios privados de monte a su abandono. Alrededor de un 70% de la masa forestal de la Comunitat Valenciana pertenece a «propietarios pequeños y muy diseminados», como definió Bonig.

¿Aprovechamiento utópico?

Tres meses después del nacimiento del Patfor ya han comenzado a surgir voces escépticas. Para algunos dueños de estos terrenos, el aprovechamiento energético de la biomasa valenciana es «todavía utópico por la falta de rentabilidad». Así lo cree Manuel García, presidente de la Asociación de Propietarios Forestales del Macizo del Caroig, una de las integradas en la Plataforma Forestal. «Se vislumbra el valor de la biomasa, pero si la Administración no acerca las plantas de tratamiento, es un negocio que genera pérdidas», opina García. En resumen, transportar la madera a los puntos de transformación les cuesta más de lo que sacan por ella.

Este periódico planteó este problema a la consellera, que esbozó cuál puede ser la solución futura: «La gestión del suelo forestal será rentable cuanto más grande sea la agrupación de los propietarios porque de este modo se pueden abaratar costes», razonó la responsable de Medio Ambiente y Territorio. Según precisó, «también está en su mano elegir quién va a gestionar la explotación de sus bosques; pueden ser ellos directamente o firmar contratos privados con empresas».

Bonig quiso dejar «muy claro» que el aprovechamiento económico de la masa forestal que la Generalitat intenta engranar «no significa desmantelar el monte, como muchos han dicho». Para ello, la Administración se erige como garante del necesario equilibrio ecológico y paisajístico. «Es la Conselleria la que tiene que aprobar los planes de ordenación, pedirá una serie de requisitos y todo pasará por el control y filtro de los técnicos», agregó Bonig. La consellera calificó de «hito» la primera reunión de la Plataforma Forestal celebrada ayer en Valencia para intentar llevar el Patfor a la práctica. «Supone la vertebración, por primera vez, de los distintos colectivos implicados en la gestión forestal», celebró antes de asistir al encuentro junto al director general de Medio Ambiente.

Generación de empleo

La responsable de este departamento autonómico confía en que la futura explotación del monte valenciano ayude también «a generar muchos puestos de trabajo y a revitalizar las economías de las poblaciones de los pueblos del interior de la Comunitat».

Actualmente, un 54 por ciento de la superficie de la Comunitat, 1,2 millones de hectáreas, está formada por masa forestal. Sin embargo, esta gran zona verde sólo aporta un 1% del PIB. Según Álvaro Escrig del Valle, ingeniero de montes y profesor de la Politécnica, «nuestra masa forestal se expande a razón de 3.000 hectáreas al año». Son muchos los expertos valencianos que hoy consideran que esos montes son cada vez más agrestes y se agrava el riesgo ante los temidos incendios forestales.

Deja un comentario