Mil ganaderos salen a la calle en protesta por los ataques de lobos

Los ganaderos asturianos aumentan la presión sobre el Principado por la difícil situación que atraviesan debido a los ataques de lobo que sufren sus animales y al acotamiento de zonas de monte afectadas por incendios, publica elcomercio.es.

Ayer le tocó el turno al sindicato UCA, que concentró a un millar de ganaderos en las calles de Oviedo. Durante la manifestación, que terminó ante el Parlamento regional, pidieron la dimisión de la consejera de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez.

El secretario general de UCA, José Ramón García, reivindicó la mejora del saneamiento ganadero y resaltó el perjuicio que supone los pagos de las subvenciones y ayudas fuera del ejercicio fiscal: «Lo que pedimos es que se cumpla el Plan del Lobo y se paguen los daños según el baremo y con rapidez. Se está tardando un año y medio en pagar los daños y hay ganaderos que tienen hasta 30 animales afectados, así que el lobo les puede llevar a la ruina», indicó.

Otra de las reivindicaciones de este colectivo, que ayer tuvo el respaldo de varios alcaldes y del secretario general de UGT Asturias, Javier Fernández Lanero, es modificar la ley asturiana relativa a los acotamientos en los montes quemados. Piden que se elimine la prohibición de pastar como mínimo un año. En ese sentido, Luis Venta, diputado regional del Partido Popular, presentó en la Junta General una iniciativa para la modificación de la Ley de Montes y acabar con los acotamientos y que el pastoreo deje de considerarse perjudicial para el monte quemado.

 15 cánidos abatidos

Por su lado, la consejera de Desarrollo Rural tiene una visión muy diferente de este conflicto. María Jesús Álvarez aseguró que los daños del lobo bajaron un 20% en lo que va de año y, aunque reconoció que los cánidos «generan dificultades a los ganaderos, el problema no se debe magnificar». Es más, aseguró que en los primeros cinco meses del año se han abatido 15 de los 45 lobos previstos para este año, «un cupo razonable teniendo en cuenta la población en Asturias». Apuntó que una vez se abra la temporada de caza serán los cazadores quienes abatan lobos en las reservas de caza, siempre que no se haya culminado el cupo de eliminación de lobos.

Sobre los baremos de indemnización que se pagan por estos daños, Álvarez consideró «deseable» su actualización, aunque advirtió de que «está en la línea de lo que paga Agroseguro».

En cuanto a la cabeza de lobo que apareció colgada de una señal en Salas, la consejera informó de que se ha puesto el hecho en manos de la Guardia Civil; un acto «bárbaro y que no conduce a nada», pero que, según los primeros datos, no apuntan a que sea fruto del furtivismo.

Publicado en elcomercio.es.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.