Unións Agrarias solicita batidas todo el año para erradicar la ´plaga´ de jabalíes

Fuente: farodevigo.es

“Esto es una plaga, sin contemplaciones”. Fue la exclamación, ayer, del representante del sindicato Unións Agrarias en la zona, Román Santalla, nada más comprobar los daños provocados por los jabalíes en una finca de Escuadro (Silleda) a la que los cerdos salvajes han bajado a comer, al menos, las últimas tres noches.

Las espigas, comidas en el suelo, todavía estaban frescas en ese momento, a las doce menos cuarto de la mañana. “Vienen hasta de día; acaban de marcharse”, puntualizaba el propietario de la finca, Juan Carlos Cerdeira.

 

Esta parcela es una más de las muchas que a lo largo de las últimas semanas han aparecido destrozadas en las comarcas de Deza y Tabeirós- Terra de Montes. Asegura Santalla que hay explotaciones que han perdido “el 30% de sus cosechas. Silleda, Agolada, Vila de Cruces y A Estrada están siendo los municipios más castigados, pero lo cierto es que ninguno se libra de los efectos de la fauna salvaje.

Unións Agrarias culpa a la Xunta de la situación “como responsable única”, por no atajar la problemática, y como ya hizo el año pasado, solicitará una reunión urgente con el gobierno autonómico para exigirle medidas efectivas y exponerle sus “doce propuestas” para frenar el efecto de la fauna salvaje. La primera de ellas, la autorización de batidas y esperas todo el año y siempre que sea necesario como medida para prevenir y controlar la especie, una labor que, pide, puedan realizar tanto sociedades de caza como los propios ganaderos y agricultores afectados.

Áreas como la de Escuadro que visitaron ayer son zonas de refugio donde la caza está vedada, lo que coarta el margen de actuación. Lo mismo ocurre en otros puntos de la comarca dezana como Veiga, Martixe, Escuadro, Fiestras o Carboentes, e las que, según Santalla, hace años que no se caza. Por eso, Unións Agraria solicitará a la Xunta que priorice de forma “inmediata” las batidas en este tipo de superficies, y que eleve la zona de afección al nivel 1 -de alto riesgo-, para que no haya zonas vedadas para la caza del cerdo salvaje.

Alejar la especie de las zonas de cultivo mediante mecanismos que asusten a los lechones -con ellos se marcharían sus progenitoras- y la siembra de cultivos en montes para alimento de los jabalíes son otra de las propuestas. “Se podría utilizar el Bando de Terras, ¿por qué no plantan maíz en el medio del monte? Los sindicatos y las cooperativas nos brindamos a ayudarles y a colaborar”, sostiene Santalla.

Deja un comentario