Con codornices en la media veda

Fuente: deia.com

Algunos lectores de estas líneas han hecho llegar sus impresiones y frente al pesimismo que, asegurábamos, se ha vuelto a instalar entre los cazadores por la ausencia de codornices en la mayoría de campos de la meseta ibérica, ellos se muestran optimistas, tras conseguir resultados de capturas más normales, o incluso buenos, en sus acotados.

Así, en ciertos pueblos de Burgos ha habido aficionados durangarras que no han bajado de la docena de pájaros cazados en cada jornada en la que han salido. También en algún pueblo de Palencia, donde por ejemplo algunos erandiotarras han rozado casi el cupo a diario, avistando además muchos pollos de diferentes tamaños, lo que les permitirá afrontar con optimismo las jornadas que aún les restan hasta el próximo día 15. Datos similares llegan de cazadores desde algún coto con pocas tarjetas en La Rioja, con capturas diarias por encima de la docena de pájaros, y alguna sorpresa más en zonas de Soria, donde otros erandiotarras están cogiendo codornices como hacía años que no se veían por aquellos pueblos. Aunque también han llegado impresiones muy negativas de otros sitios, otrora santuarios, como de la parte de Briviesca o en las proximidades de Atapuerca, cerca de La Brújula, por la escasa presencia de la pequeña avecilla africana, para sorpresa, cuando no enfado, de muchos cazadores que esperaban otra temporada bien distinta a la que se han encontrado. Algo similar les sucede a muchos vizcainos que disponen de cotos en las zonas más al norte de Burgos, presuntamente más frescas, que se han quedado con un palmo de narices. Tras retrasar la apertura, al no estar cosechados los campos y oír un montón de ejemplares, el día del comienzo se llevaron un chasco monumental al no quedar aves. Encima, para estas alturas de calendario, ya no cuentan sin una brizna de paja en el rastrojo que pueda dar un mínimo de cobertura a las codornices que se muevan en estas fechas, que lo hacen entre zonas.

 

Capturas 

Y es que aunque suene a muy obvio, la fiesta siempre va por barrios, en función de los resultados personales obtenidos. Para algunos, parece que los menos, esta está siendo una excelente temporada de media veda; para otros más, será otro año de nuevo desastroso o incluso pésimo, según su exiguo número de capturas. Habrá que esperar al final de la temporada y a la obligada recogida institucional de datos de todos los acotados. Entonces se conocerá si esta está siendo buena o mala campaña, además de conocer el estado poblacional de estas aves; sumando las capturas de aquellos lugares afortunados con los de los acotados donde apenas se han visto, que parecen ser la gran mayoría. Solo conociendo esas cifras reales se podrá determinar qué campaña codornicera estamos teniendo, aunque cada cazador ya tenga sus propias concusiones.

1,3 millones de codornices al año 

Los datos recopilados por la Fundación Fedenca entre 2000 y 2011 a nivel estatal hablan de una media de capturas anuales de entre el millón pasado (en 2005-06) y el millón y medio de codornices (2010-11), con una media anual de 1.326.167 aves. Una cifra no muy lejana a las 1.328.425 de media entre 1980-1984 según los datos del Anuario de Estadísticas Agrarias, por lo que esos números apuntan a que el número de codornices capturadas es estable, con un posible repunte al alza, con lo que también se puede ratificar la caza sostenible de la especie. Casi la mitad de ese contingente anual, en torno a 600.000 codornices, se abate en la vecina Castilla y León, de ahí la migración de cazadores vascos con sus perros tras la avecilla africana.

Aún quedan jornadas por delante -hasta este domingo, en Araba y La Rioja, y hasta el próximo 15, en Nafarroa y Castilla y León-, así que todavía quedan posibilidades de dar con ese siempre soñado corro de codornices adultas que nos alegre la media veda.

Deja un comentario