Gil considera que la Xunta debería cubrir los daños de jabalíes y no los cazadores

Fuente: farodevigo.es

El presidente de la Sociedade de Caza e Pesca de Lalín, José Luis Gil, considera injusta la denuncia que tiene previsto presentar contra el colectivo Antonio Varela, un vecino de Lalín al que el jabalí le ha destrozado una plantación de maíz y una finca de pinos en la parroquia de Doade.

“Nosotros somos los que estamos luchando para eliminar el jabalí y los daños que provoca ¿y, por encima, somos los que tenemos que pagar?, reflexiona. Considera que “la Xunta debería ser la que se encargue de cubrir estos daños, porque nosotros no somos los que los echamos”, sostiene.

 

El productor de Doade está a la espera de que un perito contratado por él visite la finca afectada para realizar una tasación de los daños. Una vez tenga su informe, tiene intención de presentar una querella en los juzgados para reclamar una indemnización. Será la segunda a la que tenga que hacer frente la sociedad de cazadores lalinense en los últimos catorce años. En la etapa de Salvador González al frente de la entidad otro ganadero lalinense denunció al colectivo por destrozos del cerdo. El juez le dio la razón y condenó al colectivo a abonar 10.000 euros más costas. El pago se efectuó siendo ya presidente Luis Nistal, que se congratula de no haber tenido que afrontar más denuncias durante su período. “Hubo varias reclamaciones, pero nunca llegaron a los juzgados porque dialogamos muchísimo con los productores y siempre llegamos a un entendimiento y colaboración”, explica. El expresidente considera que las sociedades de cazadores están haciendo “una tremenda labor social” en lo que a la problemática del jabalí se refiere. “Machacar a la Sociedade de Caza e Pesca implica quedarse sin defensa, porque si no es capaz de pagar los gastos que se derivan de las denuncias y accidentes, cierra”, advierte.

Enésimo ataque, en Arnego

Las incursiones del cerdo bravo en la comarca no cesan. José Luis Bernárdez, socio junto a su madre, de la Ganadería Bomboi de Rodeiro, es uno de los perjudicados. El animal destrozó unos 3.000 metros cuadrados del maíz que tiene sembrado, y a punto de recoger, en una finca de Cuñarro do Medio, en la parroquia de Arnego. Calcula que solo en esta parcela ha perdido unos 2.500 euros, “y el problema no es solo el dinero, sino que me quedo sin comida para las vacas”, lamenta.

Hace meses, los jabalíes también le destrozaron la siembra de la hierba. “Cada año que pasa es peor”, sostiene al tiempo que pide a la Xunta que actúe. “Si los quiere conservar en el monte, que pague las indemnizaciones”, reclama.

Deja un comentario