La Reserva no acaba de despegar

Fuente: eldiariomontanes.es

Mucho calor y demasiada maleza, es decir, lo habitual en estas fechas en las que el verano está dando sus últimos coletazos y el otoño parece no acabar de llegar. Y todo esto tiene una clara repercusión en la caza, como bien se ve en los resultados que se logran en las cacerías.

 

En los montes de la Reserva del Saja, durante este último fin de semana, se abatieron 37 jabalíes, cifra que no permite situarse en el nivel de años anteriores. Las siete primeras jornadas de actividad cinegética arrojan un resultado global de 159 ejemplares. El año pasado, tras estos mismos días de caza, se habían matado 177 cerdos salvajes. Hace dos años, uno más, 178.

Las diferencias no son demasiado abultadas y seguro que con el paso de las semanas y con la mejoría de las condiciones del monte se irán reduciendo un poco más, ya que hay bastante jabalí y a nada que la suerte acompañe la temporada se reconducirá en lo que a capturas se refiere.

Este fin de semana, según los datos que ha facilitado la Dirección General de Montes, la mejor cuadrilla fue la de Jaime Parra, que se bajó de Dobra Regaos con seis ejemplares. Por su parte, los hombres de Santos Gómez consiguieron hacerse con cuatro suidos en el monte de Fonfría, aunque no fue el mejor premio que obtuvieron en la jornada, ya que, acabada la batida, celebraron una parrillada para comenzar la temporada ‘con fuerzas’.

Tres cerdos salvajes en Arabedes y en Robla Subiedes y dos en Sobrebodia y Calejo Linares completaron el balance de la comarca lebaniega, en donde tuvo que ser suspendida la cacería de Cotera Oria, dado que en la zona se estaba desarrollando un operativo de la Guardia Civil para tratar de localizar al compañero sentimental de una mujer que había aparecido muerta el viernes en la zona de los Puertos de Pineda.

Sólo dos cupos

Fuera de Liébana, especialmente bien le fueron las cosas a la cuadrilla de Luis Felipe Martín, que se bajó del monte cabuérnigo de Rozalén con los tres jabalíes que fija la Administración como cupo. En Vados Sur, también en Cabuérniga, se consiguió el segundo cupo de la jornada. La cuadrilla afortunada fue la de Rubén Ruiz. Eduardo Alonso logró abatir tres ejemplares en el bonito lote de Casal Norte, mientras que, también en la zona del Nansa, los de Teodoro Ruiz se hicieron con dos ejemplares en Negreo Troncos.

Donde peor fueron las cosas fue en Campoo, en donde sólo se tocó pelo en una de las cuatro cacerías celebradas, en la de Villacantid, en la que actuó el grupo de Luis Gutiérrez. En la cuenca del Besaya se abatieron sendos ejemplares en La Bacera, a cargo de la cuadrilla de Daniel González, y en El Tornillo, donde cazó Javier Fernández.

Fuera de la Reserva, las cosas no marchan mucho mejor. Hay jabalíes -muchos en algunos montes de la zona Sur de la región-, aunque las condiciones para poder hacerse con ellos son ciertamente complicadas. También en estos cotos se espera como agua de mayo que la maleza baje un poco.

Deja un comentario