Bizkaia abre 1.424 puestos de pase en la temporada de caza

Fuente: deia.com

Los vientos del sur y las altas temperaturas de estos días han provocado que a muchos cazadores de pase les llegue ese hormigueo especial que suelen tener hacia la segunda quincena de octubre y que se caracteriza por tener que mirar hacia el cielo en busca de los bandos de palomas o, al menos, del chit de alguna malviz que haya emprendido su migración desde Europa hacia la meseta peninsular o a África.

 

Estamos a las puertas de la temporada de pase, que en Bizkaia comienza este domingo, aunque solamente desde las 105 líneas de pase con reglamentación especial, que este año cuentan con un total de 1.424 puestos repartidos por los municipios de Amorebieta-Etxano, Arrieta, Arrigorriaga, Bakio, Berango, Bermeo, Berriz, Busturia, Dima, Durango, Ea, Ereño, Errigoiti, Galdakao, Galdames, Ibarrangelu, Igorre, Ispaster, Izurtza, Larrabetzu, Lemoiz, Lezama, Loiu, Mallabia, Mañaria, Mendata, Mendexa, Meñaka, Morga, Mundaka, Mungia, Muxika, Orduña, Orozko, Sopuerta, Ubide, Zeanuri y Zeberio. Los sorteos tuvieron lugar el viernes y cada cazador que practica esta modalidad ya sabe dónde estará en este periodo que llega hasta el 30 de noviembre, según la Orden Foral específica aparecida en el BOB número 155, del miércoles 14 de agosto.

En líneas generales, se caza a diario y con un horario hábil de 7.30 a 19.00 horas hasta el 29 de octubre. A partir del miércoles 30 de octubre, el horario se restringe de 8.00 a 17.30 horas. La gestión de la caza de estas líneas es realizada por las sociedades locales y el Departamento de Agricultura. Cada línea está señalizada por carteles indicadores, al igual que los puestos a través de una tablilla en la que constará el número de puesto. Solamente se podrá cazar desde estos puestos, a los que se accederá y se saldrá con las escopetas enfundadas, siendo dos el máximo de escopetas y cazadores en cada uno de ellos.

PASE

Esta modalidad desde puesto, junto a la de la caza de la sorda, es la que más aficionados vizcainos mueve, sin contar la caza de aves migradoras en terrenos libres, pero su desveda no llegará hasta el 12 de octubre. El control establecido es muy exigente, ya que las responsables son las sociedades gestoras y cada cazador deberá portar consigo un permiso escrito que le autorice a estar en ese lugar, rellenando un parte de capturas diario obligatorio que luego entregará a la sociedad de caza pertinente para su recuento o también en las oficinas forales de la Sección de Caza y Pesca Continental antes del 31 de diciembre.

Los puestos, cada vez que sean utilizados, deberán quedar limpios de cualquier producto utilizado por el cazador, como bolsas, latas o las propias vainas de los cartuchos utilizados. Las posibles infracciones a esta normativa foral y según la Ley 2/2001 de 17 de marzo, se califican de graves y tienen contemplada una multa de 501 a 2.000 euros, además de la privación de obtener la licencia de caza de uno a tres años.

PRONTO

Aunque en estos días llegue algún zorzal, como ocurrió ayer mismo, los veteranos saben que todavía es pronto para que nos sobrevuelen grandes contingentes de pájaros, que suelen pasar sobre la segunda quincena de octubre y las primeras fechas de noviembre. Ello no quita para que en los foros de internet se hable de la visita de las primeras malvices, e algún bando de palomas, bien zuritas o torcaces, o incluso el levantamiento casual de alguna becada. Y es que los ánimos crecen según se acercan las fechas del pase.

Hace tres años, el 11 de octubre ya presentó una excelente tarjeta de entrada de malvices y sordas, aunque lo más habitual suele ser que aparezcan a partir del 18 o 20, días en los que parece que se abren algunas puertas por el Cantábrico y Pirineos, cuando nos sobrevolarán innumerables bandos de todo tipo de pájaros, que nada saben de normativas ni de calendarios.

Deja un comentario