Alerta por el envenenamiento de galgos, que se suma a los robos

galgo Liebre iberica

La proximidad de la nueva temporada de caza trae, un año más, de cabeza al colectivo galguero que, a los continuos robos de canes, suman ahora otros casos de envenenamiento como el ocurrido este miércoles en Cantalapiedra y que se saldó con dos galgos muertos, publica lagacetadesalamanca.es.

“Esta mañana al llegar al corral encontré a los dos machos muertos, uno que ya estaba adiestrado para la caza y el otro un cachorro de apenas seis meses, que fueron los que devoraron rápidamente los cebos envenenados que les lanzaron por la tapia y que seguramente no dejaron acercarse a las hembras a la comida y eso las libró de una muerte segura”, explicó Victoriano Macías, el propietario de los canes. En apenas dos años es la tercera vez que este vecino de Cantalapiedra sufre el mismo problema y ya han sido otros cinco galgos los que han muerto en las mismas circunstancias por lo que no descarta presentar ya una denuncia formal ante la Guardia Civil.

Los galgueros de la zona comprendida entre Cantalapiedra y Madrigal de las Altas Torres están, también, en alerta por los últimos robos, el más reciente el pasado día 22 en la localidad de Salvador de Zapardiel (Valladolid) donde sustrajeron cuatro ejemplares y el día 26 apareció una de las hembras robadas en el municipio de El Fresno (Ávila) tras haberla mutilado incluso para quitarle el microchip. Estos últimos hechos fueron denunciados ante la Guardia Civil de Medina del Campo, según se recoge en la web de la Federación Castellano Leonesa de Galgos.

Publicado en lagacetadesalamanca.es

Deja un comentario