El sector cinegético de CLM, satisfecho con la reforma de la Ley de Tráfico

Fuente: encastillalamancha.es

El sector cinegético de Castilla-La Mancha ha mostrado hoy su satisfacción por la aprobación de la reforma de la Ley de Tráfico, que incluye cambios que afectarán a la consideración que actualmente tienen los accidentes provocados por piezas de caza.

La aprobación de la nueva normativa por el Consejo de Ministros recoge una reclamación histórica de los cazadores durante años, como es la modificación de la disposición adicional novena de dicha normativa, que hasta ahora obligaba a pagar los daños causados en los accidentes de tráfico con especies cinegéticas a los cazadores, en la mayoría de los supuestos.

El presidente de Aproca, Luis Fernando Villanueva, ha recordado que esta entidad y la federación castellanomanchega de caza llevan trabajando en el marco de la Oficina Nacional de la Caza con la Secretaría General Técnica y con la Dirección General de Política Forestal del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente desde el pasado mes de septiembre de 2012, “con el objeto de terminar con esta injusticia”.

Villanueva ha indicado además que, aunque inicialmente se pensó en modificar esta norma a través de la Ley de Montes, “ha sido un gran acierto incluir el texto dentro de la propia Ley de Tráfico, con el objeto de dar mayor seguridad jurídica”.

Por su parte, el presidente de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha, Juan de Dios García, ha valorado la decisión como clave para el mantenimiento de muchos cotos de caza de la región, que “ya no podían asumir los altos costes de los seguros de responsabilidad civil, especialmente en las provincias de Cuenca y Guadalajara, las provincias con más siniestralidad de la región”.

Asimismo, el presidente de la Federación Regional de Caza ha señalado que hasta la fecha era una injusticia el hecho de que el titular del coto no sea propietario de una pieza de caza y, sin embargo, sí lo fuera a la hora de los accidentes de tráfico o de los daños que esta fauna causa a la agricultura, circunstancia que también se está trabajando con el Ministerio en el desarrollo de la Ley de Montes.

Según la redacción del nuevo texto, los cazadores solo asumirán los daños derivados de este tipo de siniestros cuando se produzcan como consecuencia directa de una acción de caza colectiva de una especie de caza mayor.

En todo caso, Villanueva y García han mostrado prudencia ya que aún queda el último trámite de su aprobación en el Congreso de los Diputados, donde esperan se respete este texto ya que es el fruto del trabajo del sector cinegético y la experiencia técnica y jurídica de muchos años.

Deja un comentario