El buen tiempo vuelve a marcar el inicio de la campaña

Fuente: lne.es

Los aficionados al arte cinegético en el Principado llevan poco más de un mes adentrándose a los montes asturianos en busca de caza. En estos inicios de campaña el principal enemigo de los avezados cazadores y monteros no es otro que el calor.

Unas altas temperaturas que les dificultan la labor a hombres y perros a lo que se une la ausencia de precipitaciones que hace tarea más que encomiable el seguimiento de rastros. La maleza es abundante y el monte se pone difícil para la búsqueda de presa. Pese a todo los cazadores mantienen unas cifras de piezas abatidas parecidas a las del pasado curso a estas alturas.

 

Desde el pasado mes de septiembre ya se puede efectuar la caza mayor en el Principado de Asturias y la menor se abrirá el domingo. En las primeras semanas de monterías los aficionados a este arte han ido comprobando que en los montes “hay caza” pero también se han encontrado con una gran dificultad: el calor. Como ocurriera el pasado curso, las altas temperaturas y el sol han sido la tónica de las monterías de septiembre y lo están siendo en las que se han realizado hasta la fecha en octubre.

Dos condicionantes importantes para el arte cinegético. Los cazadores asturianos se han encontrado con esta dificultad añadida que les ha obligado a agudizar los sentidos. La sequedad del terreno hace muy difícil seguir los rastros de las piezas y más cuando los sabuesos todavía no ha afinado del todo el olfato pues apenas llevan cinco semanas cazando. A este se suma el calor que hace que los perros y los monteros se ahoguen. En definitiva, las altas temperaturas han sido la tónica de las primeras monterías y cazadores, monteros y sabuesos confían en la llegada del frío y la lluvia para afinar la puntería.

Cada jornada los cazadores miran el cielo en busca de nubes y lluvia. Unas precipitaciones que parecen haber llegado al Principado y que los aficionados confían en que se mantengan el fin de semana.

Por otro lado, este domingo se abre la campaña de caza menor. De ahí que los aficionados a esta modalidad esperen en la baja de temperaturas para la “entrada” de las arceas, algo que el pasado curso, con un clima similar al actual, se retrasó en exceso para los buenos cazadores de becada. En este inicio de campaña son varios los cotos que realizan sueltas de perdices. Este es el caso del acotado de Mieres donde se soltarán 250 ejemplares.

Deja un comentario